sábado. 03.12.2022
Bañistas en una playa de Palma.
Bañistas en una playa de Palma. | EUROPA PRESS.

El trimestre de julio, agosto y septiembre en Baleares se espera que sea cálido y seco, con temperaturas que alcancen valores por encima de lo normal y lluvias por debajo de la media.

Lo ha detallado este martes, en una rueda de prensa, la delegada territorial de la Agencia Estatal de Meteorología en Baleares (Aemet), María José Guerrero, que ha presentado este martes la previsión para este verano.

Guerrero ha señalado que el verano se adelanta unos cinco días por década, y que precisamente este año, se inició el 12 de junio, lo que ha supuesto un adelanto de 10 días. En este sentido, cabe tener en cuenta que el llamado verano astronómico comienza precisamente este martes.

Así, se prevé que el mes de junio tenga una temperatura media por encima de los 24 grados, y que las más altas lleguen con las olas de calor, con valores por encima de lo normal.

La tendencia de las temperaturas es ir subiendo, en valor medio, y que a mediados de agosto comiencen a descender. En este sentido, desde mediados de julio hasta mediados de agosto se suelen alcanzar las temperaturas más altas del año, normalmente asociadas a olas de calor.

En cuanto a la primera parte del verano, que se establece hasta el 15 de agosto aproximadamente, se caracterizará por días despejados, cálidos, pocos días de lluvia, aunque algunos acompañados de barro y polvo en suspensión.

En relación a las precipitaciones en Baleares, entre julio y septiembre suele llover 86 litros por metro cuadrado. Concretamente en Mallorca, 89 litros por metro cuadrado; en Menorca, 78 litros por metro cuadrado; en Ibiza, 80, y en Formentera, 53. Aunque las predicciones apuntan a que lo más probable es que llueva cantidades inferiores.

Durante la segunda quincena de agosto, se suelen registrar, ocasionalmente, chubascos y tormentas intensas, que pueden ir acompañadas de rachas de viento fuerte y/o posibles tornados, 'cap de fibló'.

UNA PRIMAVERA CÁLIDA

Los datos referentes a esta primavera la sitúan como la segunda más cálida en Palma, concretamente en Porto Pi, con una media de 17,2 grados, y el Aeropuerto de Palma, con 15,7 grados.

Guerrero ha detallado que la temperatura media en las Islas ha sido de 15,5 grados, con una anomalía respecto a los valores normales de 0,8 grados en Mallorca y en Menorca; 0,6 grados en Ibiza, y 0,9 en Formentera.

Las temperaturas máximas más altas de la primavera se alcanzaron durante la temprana ola de calor de junio, la primera vez que ha tenido lugar un evento de este tipo en esta estación. Ésta ha durado cinco días, del 14 al 18 de junio, con récords en Porreres, con 39,7 grados el día 17, el valor más alto desde hace 33 años, y el día 18 en Formentera, con 37,6 grados, valor que no se había alcanzado en 43 años en un mes de junio.

En Ibiza la más alta fue en Sant Antoni de Portmany, con 36,7 grados el 15 de junio, y en Menorca, en Cala Galdana, con 36,4 grados el 17 de junio.

Por otro lado, se batió récord de mínimas en Port de Pollença donde el 19 de junio la mínima no bajó de los 24,3 grados, un valor que no se había registrado en 78 años. La mínima más alta registrada durante esta ola de calor fue de 25,2 grados en Porto Pi.

También han aumentado las noches tropicales durante la primavera, concretamente en mayo se registraron las primeras del año. Así pues, en Porto Pi se duplicaron, hubo dos y lo normal es 0,7; en Capdepera hubo cuatro, y una en Formentera.

En junio ha habido en todas las Islas: en Porto Pi, 18, cuando lo normal son 12; en Menorca, siete, cuando lo habitual son seis; en Ibiza, siete; y en Formentera, 10, mientras que lo normal son ocho.

Según ha explicado Guerrero, en Baleares la primavera también ha sido ligeramente lluviosa, pues ha llovido un 23 por ciento por encima de los valores normales. De manera que, si lo normal es que llueva una media de 117 litros por metro cuadrado, ha llovido 144,2 litros por metro cuadrado.

En este sentido, un dato que ha remarcado es que el 21 de abril, en Orient, se recogieron 120 litros por metro cuadrado, lo que ha supuesto un récord de precipitación máxima diaria. En Porto Pi, el 25 de mayo se recogieron 64 litros por metro cuadrado, de los cuales 30,8 cayeron en 10 minutos, lo que la sitúa como la cantidad de precipitación más alta recogida en 10 minutos desde el inicio de la toma de datos, en 1978.

Durante el mes de abril nevó dos días, el 3 de abril en Mallorca, por encima de los 800 metros, y el 6 de abril en la cima del Puig Major, cuando lo normal es que en abril nieve una vez cada dos años.

También ha sido una primavera ventosa, en el Aeropuerto de Palma ha habido 19 días de viento fuerte, siendo lo normal 11; en el de Menorca, 31, cuando lo normal son 24, y en el de Ibiza 24, lo normal son 14.

En cuanto a datos significativos ha destacado dos rissagas en el Puerto de Ciudadela, el día 23 de abril y el 4 de junio, cuando suele registrarse sólo una rissaga en primavera.

Asimismo, el mes de marzo ha sido el de menor horas de sol desde que se tienen registros, y con más días de precipitación. Así pues, en Palma hubo 86 horas, cuando lo normal son 206, también un récord desde 1951; en el Aeropuerto de Ibiza se registraron 79, cuando lo habitual son 205, y en el de Menorca, 105, en comparación a las habituales 196.

Se avecina un verano seco y muy caluroso
Comentarios