domingo 22/5/22

Eran pasadas las dos de la madrugada cuando unos fuertes gritos han despertado a buena parte de los vecinos que residen en los cuatro bloques de viviendas que rodean la Plaza París. Y eso no es fácil puesto que el vecindario ya está, tristemente, más que acostumbrado a tener que soportar conductas reprobables casi cada noche... y especialmente cuando llega el fin de semana. 

Pero esta madrugada todo ha sido diferente. En la Plaza, antes de llegar a la eclosión de la reyerta, había una multitud de chicos y chicas. Evidentemente, sin respetar el distanciamiento social y por supuesto, sin mascarillas. 

Divididos en dos bandos, los gritos han ido aumentado de tono mientras los metros que los separaban iban menguando. Entonces, los puñetazos y las patadas han sustituido a las palabras. Una auténtica batalla campal que han presenciado impotentes los vecinos desde sus balcones mientras los protagonistas se perseguían en una pelea que parecía no tener fin. "¡Se van a matar, se van a matar!", chillaba una vecina. 

Botellas de cristal

Los protagonistas han aprovechado las botellas de su previo "botellón" para lanzar contra su respectivo enemigo. Una vez agotadas, buscaban otros objetos incluso en el interior de las papeleras.

La brutalidad ha superado los límites de las aceras obligando a los coches que por allí pasaban a detenerse de forma brusca. "Menudo susto que nos hemos llevado. Casi atropellamos a uno", ha confesado a este medio digital un joven acompañado por su novia.  

Aparece la Policía 

Alertada por los vecinos, la Policía no ha tardado en entrar en escena. Por entonces, la Plaza ya estaba semidesierta tras ser escenario de una batalla campal que ha dejado al menos un par de heridos. 

El gran dispositivo desplegado -con un gran número de agentes de paisano que llegaron con celeridad al lugar en turismo- ahuyentó a uno de los dos bandos. Los miembros del otro grupo implicado prestó declaración a los agentes. 

Según ha podido saber Mallorca Confidencial, el motivo de la pelea que ha dejado el suelo de la Plaza París lleno de cristales y con más de un rastro de sangre puede haber sido un presunto robo. 

Batalla campal en la Plaza París de Palma
Comentarios