martes 30/11/21

Can Pere Antoni se convierte en foco de agresiones de madrugada

Ya han sido abortados varios robos perpetrados en la popular playa palmesana, sobre todo en fin de semana
can-pere-antoni
Playa de Can Pere Antoni, en Palma.

La Playa de Can Pere Antoni, también conocida popularmente como 'Playa de GESA' está convirtiéndose este verano en un foco de agresiones y robos cometidos principalmente con la noche avanzada y durante los fines de semana.

El incidente más reciente conocido corresponde a la madrugada de ayer domingo, cuando se produjo una acalorada discusión por una cuestión de gustos musicales que derivó en una acusación de robo con violencia para tres de las personas allí congregadas.

Al parecer, hacia las 04:00 horas tres personas se encontraban escuchando música en un punto de esa playa urbana cuando otras tres personas se les aproximaron y les sustrajeron el smartphone origen de los sonidos, aunque poco después fueron descubiertos.

Y cuando el denunciante intentó recuperar el aparato se inició una fuerte discusión entre ambos grupos en la que la víctima del robo además recibió el impacto de una botella en su cabeza. A continuación, los agresores se dieron a la fuga y se avisó a la Policía Nacional.

Después de realizar una batida, los sospechosos fueron localizados y detenidos. Y, aunque esto podría quedar en lo anecdótico, conviene relacionarlo con hechos muy similares sucedidos en las últimas semanas, siempre con Can Pere Antoni como escenario.

Dos detenciones en 24h

Así, el sábado de la pasada semana, 14 de agosto, fueron detenidos otros dos individuos por un robo en la playa palmesana, que estuvo acompañado de amenazas. Y se da la circunstancia de que 24 horas antes los mismos agresores fueron detenidos por un acto similar allí mismo.

Y esto son solo un par de casos narrados a vuelapluma. En un verano atípico como este, es común que pequeños grupos de personas disfruten de la playa de noche -a falta de locales de ocio a partir de las 01:00 horas- y los delincuentes lo saben y aprovechan para realizar sus fechorías.

Can Pere Antoni se convierte en foco de agresiones de madrugada
Comentarios