jueves 9/12/21

La UIB empieza las clases el lunes sin ningún refuerzo de profesores por la pandemia

El inicio del curso en la Universitat de les Illes Balears da comienzo en medio de fuertes dudas sobre si será posible la semipresencialidad que en un principio se ha programado.

La situación tiene sus pros y sus contras. Por un lado, es verdad que se trata de un alumnado adulto y, por lo tanto, se espera un comportamiento responsable. Y, además, combinar la educación presencial y la telemática "es más factible", admite el portavoz universitario de STEI Intersindical, Biel Caldentey.

Pero, por otro, "no hay incremento de plantilla" previsto para este curso, ni entre el profesorado ni entre el personal de administración y servicio, lo cual considera "importante" de cara a atender las bajas que posiblemente se producirán entre los profesionales a causa de la pandemia de COVID-19 que se expande actualmente.

Además, en este curso se ha previsto desdoblar grupos, con lo cual, "la carga de trabajo tendrá que aumentar" para los docentes, porque "simultanear presencial con no presencial siempre implica una mayor carga de trabajo para el profesorado", razona Caldentey, en referencia a las llamadas 'clases espejo'.

Cabe señalar que una clase espejo es un recurso académico destinado a que los estudiantes y docentes de dos universidades comparten el desarrollo de un curso de manera simultánea sin necesidad de realizar movilidad física de docentes y estudiantes. La diferencia en este caso es que se tratará de aulas del mismo campus.

Sin presupuesto para contratos

Pero, para contratar más personal hace falta presupuesto, y de entrada lo hay. El gobierno central ha destinado 2.000 millones de euros para reforzar los gastos en educación de las comunidades autónomas, de los que a Baleares les corresponden 50 millones. "Se espera que entre ocho y diez millones sean para la universidad", explica el portavoz sindical. 

Sin embargo, lo que se sabe a día de hoy es que está previsto que la Conselleria de Educación transfiera 1,4 millones de euro a la UIB para colaborar con el coste de adaptación de las instalaciones universitarias a los condicionantes de la pandemia, lo cual, no incluye un aumento de plantilla.

Habrá que ver cómo se atienden otras problemáticas, como dónde podrán esperar los alumnos que acudan al campus entre clase y clase, de forma que se respete el distanciamiento social; o cómo se ayudará a aquellos que no disponen de los recursos telemáticos necesarios para estudiar todo el curso en forma semipresencial. Todo ello está aún sin resolver.

La UIB empieza las clases el lunes sin ningún refuerzo de profesores por la pandemia
Comentarios