lunes. 30.01.2023
Cuidar la salud en invierno
Cuidar la salud en invierno

Cuando bajan las temperaturas nuestra salud suele resentirse y llegan las enfermedades típicas de esta estación, como gripes y resfriados. Las condiciones metereológicas del invierno suelen provocar dolor de garganta, síndrome de ojos secos y otros problemas, por eso es importante tomar algunas medidas preventivas que os mantengan sanos. 

Aunque hay que tomar precauciones durante todo el año, en esta época son imprescindibles. Estos consejos os ayudarán a que sigáis disfrutando de actividades en la calle y no os privéis de salir al exterior en vuestros momentos de ocio. 

Tomad nota porque os vamos a dar una serie de recomendaciones, pero si llegáis a enfermar lo mejor es que acudáis a profesionales de la salud como los que podéis encontrar en un Hospital en Mallorca o en cualquier otra provincia española.

5 hábitos para reforzar tu salud en invierno

Mayor higiene y limpieza

Un hábito fundamental es lavarse las manos al llegar a casa o antes de comer, ya que se eliminan los múltiples agentes patógenos que se encuentran en las superficies que tocamos. Ante la ausencia de un baño, es recomendable llevar un bote de gel hidroalcohólico que consigue desinfectar las manos en cualquier parte, por lo que no dudes en usarlo antes de tocarte la cara, los ojos, la nariz, etc. 

Evita cambios de temperatura

En esta época es habitual que se sufran cambios bruscos de temperatura, ya que en la calle hace frío, pero en los medios de transportes, cafeterías y oficinas hace calor. Si estás en un lugar con calefacción debes quitarte el abrigo para regular tu temperatura corporal, de esta forma cuando salgas de nuevo a la calle al cuerpo le costará menos esfuerzo adaptarse.

Cuidar la piel

La piel es el órgano más extenso del cuerpo humano y el que está expuesto constantemente, por eso es necesario protegerlo durante todo el año. Cuando las condiciones climáticas son difíciles la piel puede resentirse, por eso además de cubrirla al máximo, se debe mantener una buena hidratación. Si notas tu piel reseca y agrietada, utiliza una crema nutritiva.

Buena alimentación

La dieta influye directamente en el estado de salud, por lo que hay que mantener una alimentación sana y equilibrada. En los meses de invierno hay que ingerir una buena cantidad de alimentos con un alto contenido en vitaminas A, B. C, D y E, como son las frutas, las verduras de hoja verde, los frutos secos y los lácteos. De esta forma se puede reforzar el sistema inmunitario sin tener que tomar suplementos vitamínicos.

Lleva ropa adecuada

La vestimenta debe adaptarse a las condiciones atmosféricas, por eso es adecuado vestirse con varias capas. La primera, que es la que está en contacto directo con la piel, tiene que estar confeccionada con un tejido transpirable y agradable, de esta manera permitirá que no se acumule la humedad del sudor. La segunda capa debe aportar calidez, y la tercera, debe ser una prenda de abrigo que evite la pérdida de calor corporal. También es necesario cubrir manos, cabeza y pies, ya que son las zonas por las que se pierde más calor, así que hay que utilizar guantes, gorros y calcetines de algodón y lana.

Cómo cuidar tu salud en invierno
Comentarios