martes 24/11/20

La crisis destruirá casi 35.000 empleos en Baleares hasta 2021

BBVA Research considera que la recuperación plena de la economía del archipiélago no llegará antes de 2023
Empleadas de una empresa.
Empleadas de una empresa.
La entidad BBVA Research ha estimado que la crisis económica generada por la pandemia de COVID-19 destruirá casi 35.000 empleos en Baleares entre 2020 y 2021, lo que repercutirá en un incremento de la tasa de paro en 5,3 puntos porcentuales, hasta alcanzar un 17,3% en promedio durante el siguiente año.

Así lo ha explicado el economista jefe de BBVA Research para España, Miguel Cardoso, en un encuentro telemático organizado este miércoles para presentar un informe de estudio sobre la situación específica de Baleares.

"Tanto la crisis sanitaria como la económica se han cebado con nuestras Islas. El golpe ha sido tremendamente duro", ha expresado por su parte el director territorial Este de BBVA, David Conde.

El organismo calcula que el producto interior bruto (PIB) de la región caerá un 20% en 2020 y será la que crezca con más fuerza en 2021, con un 10,5%. Sin embargo, esto todavía dejará a Baleares un 11,6% por debajo de los niveles de actividad de 2019.

La recuperación aún no se ve

Cardoso ha precisado que la recuperación, que "ya está en marcha", dependerá de la efectividad de la vacuna que se desarrolle, los instrumentos que se implanten para dar confianza sanitaria a los visitantes, y la utilización de los fondos especiales europeos.

La existencia de vacunas en una fase avanzada de pruebas aporta optimismo ya que disponer de un "remedio efectivo" durante el próximo año y medio será "clave" para la recuperación del sector turístico. Por otro lado, desde BBVA Research han hecho especial hincapié en los fondos del 'Next Generation EU' y han animado a "aprovechar las oportunidades" y acometer reformas que para afrontar debilidades estructurales de la economía.

En el caso de Baleares, "va a ser difícil" recuperar el nivel de actividad pre-crisis antes de 2022. "Lo estamos viendo más hacia 2023, muy probablemente", ha indicado el economista.

Los impactos de la crisis en las Islas son heterogéneos a nivel territorial y sectorial. Entre los posibles riesgos para la recuperación en Baleares, además de los vinculados a la contención de la pandemia, BBVA Research también señala la elevada temporalidad, el pequeño tamaño medio de las empresas baleares y su menor inversión en I+D, así como su dependencia de los mercados europeos y de pocos productos y servicios.

Asimismo, avisa de que la desaceleración esperada de la economía española y europea podría afectar a la demanda de servicios con un peso relevante en el PIB balear, y de que la incertidumbre estaría afectando además tanto al consumo como a la inversión.

En el caso de Baleares, tanto las importaciones de bienes de capital como la inversión en vivienda sufren una reducción mayor que la media de España. Ante ello, el consumo y la inversión de las administraciones públicas podrían actuar como estabilizadores económicos, según BBVA.

Más caída de empleo entre jóvenes

Según las previsiones de BBVA Research, el empleo podría caer en 2020 un 7,6%, para crecer un 1,6% en 2021. La bajada vuelve a ser mayor entre los jóvenes, aunque ahora los mayores de 35 años tienen más peso en el número de parados que en la anterior crisis debido al envejecimiento de la población.

Igualmente, la actual crisis ha afectado de forma más igualitaria a hombres y a mujeres, algo que Cardoso ha vinculado a que la de 2008 tuvo especial impacto en un sector masculinizado, el de la construcción.

Por sectores, la caída de la afiliación fue mayor en la hostelería (26,7% entre febrero y junio de 2020), el comercio (21,7%) y los servicios de menor teletrabajo (15,2%), afectados de forma más negativa por las restricciones para contener la epidemia.

Se observa una mayor contracción de la afiliación en Ibiza y Formentera debido a la importancia del turismo extranjero en su actividad (-27,3% interanual entre febrero y junio); por su parte, en Mallorca, el área urbana de Palma-Calvià mostró una menor pérdida de afiliación, por disponer de más actividades no turísticas.

Según los datos que ha aportado la entidad, Baleares es la Comunidad donde las políticas de mantenimiento del empleo se han notado más. En octubre, prácticamente un 20% de la masa laboral afiliada al régimen general se encontraba en un expediente de regulación temporal de empleo, triplicando la proporción general española.

Desplome de las tarjetas de crédito

Uno de los indicadores que ha analizado BBVA Research es el gasto con tarjetas de crédito realizado en terminales de BBVA o con sus tarjetas. En Baleares, este tipo de gasto se redujo un 72% interanual en abril, alcanza un 98% en el caso de las tarjetas extranjeras.

La mayor incidencia se da en viajes, hostelería y restauración, mientras que la alimentación, el comercio electrónico y los productos y servicios de salud se aceleraron.

El hecho de que el confinamiento se prolongara más de lo esperado, y que se hayan mantenido restricciones que afectan a la demanda interna ha tenido un impacto negativo en Baleares. Posteriormente, con la flexibilización de las restricciones, se produjo una intensa recuperación económica, que habría alcanzado el 22,4% en el tercer trimestre respecto al anterior.

BBVA Research ha destacado también medidas adoptadas por el Govern como el plan de choque para la ocupación, las líneas de financiación ISBA, el refuerzo de la renta social garantizada y los aplazamientos de deuda tributaria.

"Serán cruciales las medidas públicas que se adopten en los próximos trimestres y su implementación, tanto con relación a los fondos europeos como a las reformas que los acompañen", señala BBVA Research en su informe. El organismo cree que cabría revisar aspectos de la política del Banco Central Europeo, el ICO o la regulación de los ERTE.

La crisis destruirá casi 35.000 empleos en Baleares hasta 2021
Comentarios