miércoles 26/1/22

Mallorca llega a la Navidad con la incidencia de COVID-19 disparada

"Nos gustaría estar con cifras mucho más controladas", asegura Javier Arranz, que admite que la situación no es buena
Calle de Palma con decoración navideña.
Calle Jaume II de Palma con decoración navideña.

El portavoz de Comité Autonómico de Gestión de Enfermedades Infecciosas de Baleares, Javier Arranz, ha advertido este jueves de que la Comunidad llega a la Navidad con la incidencia en ascenso, por lo que ha llamado a la población a mantener medidas básicas de prevención en las fiestas, como la distancia física o el uso de mascarilla.

Así se ha expresado Arranz durante una rueda de prensa en la que ha informado de que la incidencia a 14 días está en 570 casos por cada 100.000 habitantes y continúa al alza. "Las cifras no son buenas para la entrada en estos días de Navidad, nos gustaría estar con cifras mucho más controladas", ha dicho, avisando de que "si alguna persona pensaba que la pandemia se había acabado, se equivocaba".

El experto ha añadido que Baleares presenta esta tendencia de subida "más o menos lenta pero mantenida desde hace varias semanas", y que teniendo en cuenta los datos actuales y el evidente aumento de los contactos sociales por las fiestas, seguramente se dará un pico de la ola actual entrado el mes de enero. "Si me equivoco en esta predicción estaré encantado", ha apostillado.

Arranz ha animado a pasar de una "fatiga pandémica" a una "adaptación pandémica", aumentando el ritmo de vacunación y adoptando medidas preventivas.

El facultativo ha interpelado especialmente a los mayores de 60 años que todavía no se han puesto la tercera dosis, y a todos los que todavía no han recibido ninguna dosis. Como dato, ha mencionado que una de cada tres personas en la franja de 20 a 39 años no ha recibido aún ninguna dosis de la vacuna.

En este contexto, ha subrayado que la vacuna ayuda a reducir los ingresos y los contagios, y que si todo el mundo se vacuna estarán "mejor protegidos para las fiestas".

En cuanto a las medidas de prevención, Arranz ha señalado que siguen siendo las mismas que la población ya conoce, pero "dadas las fechas que vienen, todavía valen y se deben mantener". Entre estas medidas ha citado utilizar mascarilla "siempre que se pueda, sobre todo en lugares cerrados"; mantener la distancia física entre personas; ventilar los espacios cerrados; y insistir en la higiene de manos "que seguramente muchos han comenzado a olvidar o han dejado al margen".

Igualmente ha recordado que en caso de que una persona presente síntomas compatibles con el COVID, o se le comunica que es contacto estrecho de un positivo, debe "dejar de ir a sitios" y hacerse un test. En este sentido, ha razonado que aunque cuestiones como el rastreo de casos sean "responsabilidad del sistema", necesitan "colaboración" para evitar la propagación del virus.

"Una norma básica es que, si tiene síntomas, quédese en casa y no vaya a una cena de amigos o de empresa", ha insistido Arranz.

En cualquier caso, para Arranz es inevitable el repunte de casos después de Navidad. "Aunque hagamos las cosas bien es lo que suele pasar. Para esta situación es para lo que el sistema sanitario intenta prepararse", ha dicho. No obstante, las medidas de prevención contribuirán a disminuir el impacto de este repunte: "Las muertes son tal vez el indicador más duro", ha advertido.

Omicrón puede ser mayoritaria

A preguntas de los medios, Arranz se ha referido a la situación de la variante ómicron en Baleares, donde de momento representa menos de un 1 por ciento de los casos. No obstante, ha dicho que "es evidente que esto cambiará", comparándolo con lo que ocurrió con la aparición de la variante alfa, que "aumentó claramente en unas cuantas semanas".

Así, actualmente no hay datos que permitan afirmar que hay una transmisión comunitaria de ómicron en Baleares, porque el porcentaje es muy bajo y casi todos los casos están relacionados con viajes al exterior.

En este contexto, Arranz ha considerado que el aumento actual de la incidencia no se puede atribuir a la nueva variante, a pesar de que "cada vez tendrá más importancia". Sobre esto, ha añadido que las medidas preventivas ayudarán a evitar una subida rápida de esta cepa.

Mallorca llega a la Navidad con la incidencia de COVID-19 disparada
Comentarios