martes 27/7/21

El ocio nocturno no quiere ser víctima de 'macrobrote' y botellones

El sector teme que, tras más de un año de cierre, en lugar de favorecer su reapertura se intensifiquen las restricciones
Interior de una discoteca
Interior de una discoteca. (Archivo)

El sector del ocio nocturno en Baleares teme convertirse en "cabeza de turco", ante un eventual recrudecimiento de las restricciones a causa de situaciones que no ha contribuido a generar, entre las que resalta el 'macrobrote' surgido a raíz de los viajes de estudios que llegaron a Mallorca en las últimas semanas.

Así lo ha manifestado la Federación Nacional de Empresas de Ocio y Espectáculos (España de Noche) en un comunicado en el que ha mostrado su "perplejidad, estupor y malestar" ante lo que define como un "encadenamiento de brotes asociados al ocio descontrolado en la vía pública y fiestas privadas" en distintas zonas del país.

 Y, además, ha remarcado la "falta de dispositivos de prevención y de seguridad por parte del Gobierno Central y las administraciones locales y autonómicas", con lo cual, no se está consiguiendo contener situaciones como el 'macrobrote', "precisamente en una comunidad en la que los locales de ocio nocturno siguen cerrados desde que se inició la pandemia sin poder prestar ni siquiera servicios de cafetería", ha recordado.

Pero los problemas que ha identificado España de Noche no se detienen ahí, sino que la patronal también ha aludido a la celebración de la noche de San Juan en Cataluña o la Comunidad Valenciana, con playas saturadas de público y actos vandálicos. O las fiestas de graduación, las relacionadas con el Orgullo Gay de Madrid.

Sin olvidar los botellones en Vigo, en el Polígono de los Montalvos en Salamanca, en el Parque del Ebro en Logroño, en Playa de Palma, en las playas de Andalucía y en la playa Teresitas y playa Adeje en Tenerife, "con su especial problemática en las viviendas vacacionales"; así como en otros muchos puntos de conflicto repartidos por todas las ciudades españolas.

Ante esta situación, la patronal se muestra contundente y exige a las administraciones que garanticen su actividad. Y quiere anticipar el mensaje de que "el ocio nocturno y los espectáculos no pueden convertirse, de nuevo, en el chivo expiatorio ante los problemas y falta de planificación" de las actividades recreativas en la vía pública o en espacios clandestinos.

Mala salida del estado de alarma

Para España de Noche, la nueva crisis provocada por el incremento de los contagios juveniles es resultado de la caótica gestión del final del toque de queda por parte del Gobierno central y, en su opinión, ahora puede "perjudicar injustamente" a la actividad de los locales de ocio nocturno.

En este sentido, la federación insiste en que las pymes del sector desarrollan una actividad reglada y recuerda que llevan meses reclamando un plan de desescalada progresivo, sensato y riguroso. Sin embargo, sostienen, "no ha habido ninguna respuesta ni reacción por parte de las administraciones competentes" dirigida a planificar mejor el final de toque de queda.

Según su criterio, éstos habrían consistido en la puesta en marcha de dispositivos de seguridad operativos o de campañas de concienciación y de mediación social, que podrían haber evitado la actual situación de disparo de casos entre la población juvenil, ha razonado España de Noche.

Ayudas en lugar de estigmas

Ante esta situación, el sector advierte que su supervivencia pende de un hilo y no tiene capacidad para soportar nuevas restricciones, por lo que exige un nuevo plan de ayudas económicas específicas, coordinadas entre las comunidades autónomas y el Gobierno  central, si no puede recuperar o ejercer su actividad”.

Mientras tanto, lamentablemente, aseguran desde la patronal: “No vamos a consentir que se nos vuelva a estigmatizar o se nos haga culpables de los errores flagrantes del Gobierno Central y del resto de administraciones por su incapacidad de regular y controlar el ocio juvenil”.

El ocio nocturno no quiere ser víctima de 'macrobrote' y botellones
Comentarios