viernes 23/10/20

La crisis por la pandemia de COVID-19 dispara un 25% la pobreza en Baleares

Los problemas de vivienda y la pérdida de ingresos son las principales causas, según la Red de Inclusión Social.
EuropaPress_3172261_dos_personas_recogen_alimentos_izquierda_derecha_les_dan_dos_voluntarios
Dos personas recogiendo alimentos en una imagen de archivo. (Eduardo Parra - EP)

La Red para la Inclusión Social EAPN ha atendido desde el inicio de la pandemia del coronavirus COVID-19 a un 25 por ciento más de usuarios en Baleares, principalmente por una pérdida o disminución de ingresos y por problemas relacionados con la vivienda.

Según el informe del estado de la pobreza en las Islas publicado este jueves, el 30 por ciento de los usuarios atendidos por EAPN durante estos meses no se había puesto hasta ese momento en contacto con una entidad social o servicios públicos de servicios sociales.

Aunque todavía no disponen de cifras exactas de la variación de pobreza y exclusión social registrada desde abril, la EAPN considera que los últimos datos de 2019, que situaban la tasa de pobreza de las Islas en un 12 por ciento, serán "un mínimo muy por debajo de la realidad".

La presidenta de la EAPN, Margalida Jordà, ha apuntado en una rueda de prensa que el coronavirus ha cambiado la tendencia de los datos que se habían registrado anteriormente y ha reivindicado que se tienen que buscar políticas "diferentes" para mejorar la situación actual.

Evolución de la pobreza en las islas

Este informe indica que la tasa de la pobreza en Baleares se situó en el 12 por ciento (143.000 personas) durante 2019, cifra que ha disminuido 3,4 puntos porcentuales desde el 2008, lo que supone la mayor bajada de todas la regiones.

Del total de personas que se encontraba en situación de pobreza, el siete por ciento de la población, lo que supone el doble de personas que en 2018, se encontraba en situación de pobreza severa, lo que significa que 80.000 personas de Baleares pasaban el mes con menos de 429 euros.

En 2018, el índice de pobreza en Baleares fue del 15,4 por ciento, lo que supone un descenso de 5,9 puntos porcentuales con respecto al año anterior, cuando esta cifra se situó en un 21,3 por ciento, según señala el informe.

El indicador AROPE, que incluye la tasa de pobreza, la privación severa de material y la baja intensidad de trabajo en la vivienda, señala que el 15,1 por ciento de la población balear estaba en situación de pobreza o exclusión social en 2019, tres puntos menos que en 2018.

Privación material severa

El año pasado, cerca de 40.000 residentes vivían en condiciones de privación material severa, lo que significa que no podían hacer frente a cuatro de los conceptos de consumo básico que establece la Unión Europea, por lo que padecían una falta de igualdad de oportunidades.

Así, el 25,3 por ciento de estas personas no podía permitirse ir de vacaciones una semana al año, el 14 por ciento registraba retrasos en los gastos de la vivienda del último año y el 28,3 por ciento no podía afrontar gastos imprevistos.

Además, el 6,5 por ciento no podía disponer de un ordenador, el 6,5 por ciento no disponía de una temperatura adecuada en la vivienda, el 4,8 por ciento no podía comer carne y pescado cada dos días y el 3,9 por ciento no podía disponer de un coche.

El informe, que es el décimo año que se publica, destaca la "alarmante" situación del precio de la vivienda y el alquiler en Baleares, que se ha incrementado un 40 por ciento durante los últimos años, hecho que "niega" el derecho básico a otras necesidades.

Poco trabajo al cabo del año

Esta variable, que indica la relación entre el número de meses que han trabajado todos los miembros de un mismo hogar, pone de manifiesto que unos 31.000 residentes de Baleares vivían en un hogar con baja intensidad de trabajo durante 2019.

Así, un 3,5 por ciento de la población balear se encontraba en esta situación durante el año pasado, lo que supone un incremento de 0,9 puntos porcentuales con respecto a 2018, cuando esta cifra se situó en un 4,4 por ciento.

Según EAPN, cerca del 15 por ciento de las personas que tienen un trabajo remunerado en las Islas viven en un hogar con baja intensidad de empleo, lo que muestra "un ejemplo de la precarización progresiva del mercado laboral".

Pensiones en el umbral de la pobreza

Respecto a las pensiones, el informe indica que el 35,4 por ciento de los pensionistas (68.755 personas) recibe una renta inferior al umbral de la pobreza, que se sitúa en los 644 euros, y que 31.642 de estas personas se encuentran en situación de pobreza severa, con 429 euros de renta.

Durante el año pasado, el umbral de la pobreza en Baleares se situó en los 10.079 euros, unos 1.070 euros mayor que la media estatal, cifra que produce una elevación de la tasa de la pobreza de más de seis puntos porcentuales, hasta el 18,1 por ciento.

Así, la EAPN ha explicado en el informe que, del umbral regional para calcular la tasa de pobreza en 2019 implica que las personas con ingresos anuales situados entre los 9.009 euros y los 10.079 euros pasan a ser consideradas pobres.

Valoración sin optimismo

En motivo del Día Mundial de la Erradicación de la Pobreza, que se celebra este sábado, la EAPN ha manifestado que "la situación actual no invita al optimismo", puesto que el escenario actual parece "ajeno" a la recuperación.

Además, considera que las estrategias tradicionales de protección y lucha contra la pobreza son "insuficientes", pues el incremento del Producto Interior Bruto (PIB), de la ocupación y del nivel educativo, "no generan" una reducción de la pobreza.

Por todo ello, la EAPN pide que estas estrategias vayan acompañadas de políticas redistributivas, una garantía de ingresos, un refuerzo de los servicios públicos de salud, educación y dependencia, y una apuesta "clara" para garantizar el derecho a la vivienda.

La crisis por la pandemia de COVID-19 dispara un 25% la pobreza en Baleares
Comentarios