lunes 6/12/21
Captura de pantalla 2021-01-04 a las 12.11.15
Pilar Costa, portavoz del Govern, durante su intervención.

La evolución de la pandemia de COVID-19 durante el periodo de Fin de Año y Año Nuevo ha llevado a una ligera mejoría de la situación en Mallorca y, al mismo tiempo, a un claro empeoramiento en Ibiza, isla que pasa a nivel 3, según ha anunciado el Govern balear este lunes.

Así lo ha indicado la portavoz del Ejecutivo autonómico, Pilar Costa, en una intervención en la que ha resaltado que "es improbable que la próxima semana se puedan relajar las medidas restrictivas que decretadas sobre la isla de Mallorca, aunque habrá que ver cómo evoluciona" la situación durante los próximos días.

La incidencia epidemiológica "no es buena" en las Islas y "especialmente en Mallorca" con 608 casos por cada 100.000 habitantes. Por tanto, "no se descarta adoptar otras medidas", pero Costa se ha mostrado partidaria de continuar con las que ya se han impuesto, porque son "contundentes" y muy restrictivas.

"Aún deben pasar días para descubrir las consecuencias del Final de Año en Mallorca", ha aclarado la política, que ha precisado que la incidencia acumulada a siete días es de 303,45 casos por cada 100.000 habitantes para la isla. Y, según ha precisado, esto supone una "presión asistencial negativa" para la red sanitaria.

Por lo que se refiere al inicio de las clases escolares tras el periodo vacacional navideño, la portavoz ha confirmado que se producirá el viernes 8 de enero -con la excepción de los centros que ya habían informado de que lo harían el día 11-, manteniéndose todas las medidas de seguridad "de forma modélica, como se ha hecho hasta ahora", ha precisado Costa.

Respecto al inicio del programa de vacunaciones contra la COVID-19, la consellera ha valorado a muy positivamente su puesta en marcha, pero recuerda que "la enfermedad sigue viviendo entre nosotros y se deben mantener las medidas básicas de prevención" sin relajarse.

Por lo que se refiere a la nueva situación que se abre en Ibiza, Pilar Costa, ha adelantado que a las actuales restricciones se sumarán medidas complementarias como reducción de la movilidad nocturna a las 22:00 horas y adelantamiento del cierre de la hostelería, a partir del día 7 y hasta el 26 de enero.

Crecimiento lento en Mallorca

Por su parte, el portavoz del Comité Autonómico de Gestión de Enfermedades Infecciosas de Baleares, Javier Arranz, ha reconocido "un crecimiento cada vez más lento" de nuevos casos positivos de COVID-19 en Mallorca.

En una entrevista este lunes en el programa de IB3 Radio 'Al Día', Arranz ha insistido en que el efecto de las Navidades "se debería notar ya si hubiese una situación descontrolada". "Nos dejan más tranquilos las cifras porque no sabíamos como irían las fiestas", ha indicado.

De este modo, ha subrayado que "decir que estamos estabilizados es demasiado decir, pero sí hay una ralentización". Sobre la situación epidemiológica en Ibiza y Menorca, Arranz ha afirmado que el incremento de casos en Ibiza es "importante y más rápido". "Esto nos hace estar muy atentos porque seguramente en pocos días aumente la incidencia", ha dicho.

El Govern ante este aumento de casos impondrá nuevas medidas restrictivas en Ibiza. Menorca, en cambio, está "estabilizada" y en Formentera, según Arranz, "ha habido una disminución importante de casos porque estos estaban asociados a varios brotes, donde ha habido control".

Sobre el cribado en el barrio de Son Roca en Palma, el portavoz del Comité de Autonómico de Gestión de Enfermedades Infecciosas de Baleares ha comentado que "es importante porque había muchos casos no asociados a brotes". "La transmisión está descontrolada", ha remarcado.

En cuanto a la ocupación de las UCI en los hospitales de Baleares, Arranz ha avanzado que ha disminuido "muy poco, apenas cuatro pacientes". "Por eso queremos tomar medidas en Ibiza porque la capacidad de las UCI allí es menor que en Mallorca y un aumento de casos puede saturar el sistema", ha detallado.

Por último, se ha referido a la campaña de vacunación y al intercambio de diferentes vacunas. Arranz ha destacado "el esfuerzo impresionante de los profesionales" de Baleares en la administración de vacunas y ha calificado el porcentaje de personas vacunadas (20%) hasta el momento en las residencias de Baleares como "un número muy bueno".

Asimismo, ha explicado que el intercambio de vacunas es algo a lo que "estamos acostumbrados, pero de entrada no lo haremos". "Es verdad, sin embargo, que tiene la misma tecnología la Pfizer y la Moderna y sería posible, pero no se hará en un primer momento", ha concluido.

La pandemia no mejora en Mallorca y empeora en Ibiza, que pasa a nivel 3
Comentarios