sábado. 20.08.2022

¿Qué pasará ahora que las mascotas tienen "sensibilidad"?

Ante una separación, la Ley de Bienestar Animal permitirá a los jueces decidir quién custodiará al animal y quién lo visitará

Una pareja paseando sus mascotas.
Una pareja paseando sus mascotas.

La Ley de Bienestar Animal, que entra en vigor este miércoles, es una reforma legislativa que permitirá considerar a los animales de compañía como "seres dotados de sensibilidad", con lo cual, se pondrá fin a una serie de comportamientos "aberrantes", especialmente en los casos de divorcios entre cónyuges que comparten mascotas, o de embargos. 

Así lo ha manifestado el abogado y coordinador de la Comisión de Derechos de los Animales del Ilustre Colegio de Abogados de Baleares, Manuel Molina. Este miércoles entra en vigor la reforma del Código Civil, la Ley Hipotecaria y la Ley de Enjuiciamiento Civil, sobre el régimen jurídico de los animales, que pasan de ser considerados como cosas o bienes muebles a seres vivos dotados de sensibilidad.

El letrado Molina ha explicado que este cambio no es "ni más ni menos" que la constatación legal y "muy importante" de una realidad ya sentida por buena parte de la población. Así, "la ley solo está reconociendo ahora algo que para muchos ya era evidente", ha indicado.

Es decir, según la postura que defiende este letrado, los animales de compañía son miembros de la familia capaces de experimentar los sentidos más básicos y, en algunos, casos tener sentimientos.

Por tanto, la nueva consideración implica un importante cambio desde el punto de vista del Código Civil, la ley Hipotecaria y la ley de Enjuiciamiento Civil, desde el momento en que el animal ya no es considerado como una mera propiedad.

Cuando llega la separación

Así, en casos de separaciones o divorcios, los jueces tendrán que tener en cuenta los vínculos del animal de compañía en el momento de determinar una custodia compartida, un régimen de visitas o incluso la adjudicación de la custodia a uno de los cónyuges.

Según ha explicado, hasta ahora, la práctica habitual era conceder la custodia directamente a la persona que hubiera inscrito al animal y constara así como propietario sin tener en cuenta los posibles vínculos establecidos.

Molina ha insistido en que en el seno de la pareja, con el paso del tiempo, pueden darse cambios en los vínculos con las mascotas y que en la práctica el propietario legal no fuera el encargado de los cuidados y que no tuviera en realidad, ningún vínculo con el animal.

En todo caso, ha matizado, ya había jueces que adelantándose a lo que ha acabado por llegar, ya tenían en cuenta en estos casos el bienestar del animal y los vínculos establecidos.

Molina ha subrayado que estas situaciones se dan cada vez más, por un lado, porque hay más animales de compañía y, por otro, porque han aumentado los vínculos afectivos con las mascotas.

Embargos de mascotas

Por otra parte, la consideración del animal como ser sintiente implica otra importante consecuencia. Manuel Molina ha explicado que, hasta ahora, en casos de deudas, los animales de compañía estaban siendo objeto de embargo.

Sin embargo, desde el momento en el que el animal ya no puede ser considerado como una propiedad, esta práctica "aberrante" ya no será posible.

La reforma del Código Civil forma parte de la adaptación que el ordenamiento jurídico debe llevar a cabo en todos los sentidos --civil, penal y administrativo-- en virtud del Tratado de Lisboa, que ya introdujo en 2007 que la Unión Europea y los Estados miembro deben atender las exigencias en materia de bienestar de los animales como seres sensibles.

Ley de Bienestar Animal

Así, según ha explicado el abogado, la reforma que entra en vigor este miércoles es un primer paso, que "llega con mucho retraso", y que deberá continuar con la Ley de bienestar animal, cuyo anteproyecto ha iniciado ahora su tramitación parlamentaria.

En este punto, Molina ha lamentado las presiones que desde algunos sectores, como la caza, están intentando frenar el desarrollo de esta ley, propia "de una sociedad cada vez más civilizada", ha remarcado.

El letrado ha insistido en que la protección de los animales es una cuestión que avanza de manera "imparable" y que lo hace, precisamente, porque los animales dependen de los humanos.

Según ha argumentado, desde el momento en que los seres humanos han sacado de sus hábitats a los animales y los han domesticado, es de justicia que se actúe teniendo en cuenta su bienestar y condición de ser dotado de sentido.

¿Qué pasará ahora que las mascotas tienen "sensibilidad"?
Comentarios