miércoles 1/12/21

Pobreza, fracaso escolar y mala salud mental acechan a los jóvenes

La Oficina de Infancia y Adolescencia de Baleares registra datos "preocupantes", como 4.000 expulsiones de centros educativos en 2020
El fracaso escolar es un mal endémico en Baleares, pero aún va a más.
El fracaso escolar es un mal endémico en Baleares, pero aún va a más.

El director de la Oficina de la Infancia y la Adolescencia, Josep Lluís Riera, ha hecho referencia este jueves a los "preocupantes" datos relativos al nivel de pobreza infantil en las Islas, donde "uno de cada tres niños está en situación de riesgo de pobreza", y del estado de salud mental de los jóvenes en Baleares.

Durante una intervención en la Comisión de Asuntos Sociales, Derechos Humanos y Deportes celebrada este jueves en el Parlament, el director ha subrayado también el problema escolar que tiene el archipiélago, que se ha convertido en una comunidad "con muchos repetidores".

En este sentido, ha añadido que, el año pasado, se registraron un total de 4.000 expulsiones y también se observó una "tasa importante de fracaso escolar". Asimismo, en 2020 se atendieron 5.375 notificaciones de maltrato infantil en las Islas, ha destacado.

Para mejorar esta situación, la Oficina está trabajando en distintas líneas de actuación, de las cuales algunas han sido rescatadas del anterior mandato y otras son nuevas.

En este sentido, Riera ha señalado que continuarán supervisando a las administraciones que prestan atención a los menores y a los centros de justicia juvenil y de primera acogida, a través de visitas periódicas.

Además, seguirán proporcionando informes y propuestas a los centros, establecerán protocolos de seguimiento, lanzarán proyectos para dar voz a las personas de acogida y llevarán a cabo un informe anual que irá dirigido al Consell de Govern para evaluar la evolución y tipologías de quejas que llegan.

Actividad más intensa

Asimismo, se difundirá material formativo e informativo dirigido a centros educativos, deportivos y sanitarios, y seguirán trabajando en el estudio y diagnóstico de los centros de acogida de menores.

También se impulsará la participación de los jóvenes, se fomentarán más encuentros con las entidades que trabajan en infancia y juventud y se promocionará un uso seguro de Internet, ya que "algo no está funcionando entre los jóvenes de Baleares" en este aspecto, ha lamentado el director.

Con todo, Riera ha hecho referencia a la importancia de promover la aplicación de la legislación nacional sobre el derecho del menor y de dar más presencia a la Oficina en dos niveles: a través de visitas periódicas a todas las islas y con salidas de los empleados de la Oficina "para que también visiten los centros".

Pobreza, fracaso escolar y mala salud mental acechan a los jóvenes
Comentarios