lunes 23/5/22

La prosperidad de Baleares no puede "implicar decrecimiento"

Con una buena gestión del modelo turístico, Baleares solo puede crecer, ha dicho el presidente del Consejo Económico y Social
El presidente del CES España, Antón Costas, (i) y el presidente del CES Baleares (d), Rafel Ballester, en el Parlament.
El presidente del CES España, Antón Costas, (i) y el presidente del CES Baleares (d), Rafel Ballester, en el Parlament.

El presidente del Consejo Económico y Social (CES) de España, Antón Costas, ha afirmado, en relación a la futura ley turística de Baleares, que el progreso y la prosperidad "no pueden implicar decrecimiento, sino que es posible conseguir crecer de manera sostenible medioambiental y socialmente", según ha remarcado.

En una rueda de prensa junto al presidente del CES de Baleares, Rafel Ballester, durante unas jornadas en el Parlament sobre la gobernanza económica de la Unión Europea, Costas ha insistido en que el término decrecimiento "no forma parte de su lenguaje" aunque sí se ha mostrado partidario de "un crecimiento bondadoso".

"El progreso y la prosperidad requieren crecimiento y este puede conseguirse de manera sostenible", ha recalcado.

En líneas similares se ha pronunciado Ballester, que ha recordado que el dictamen del CES de 2020 ya presentaba una hoja de ruta de un crecimiento que exige sostenibilidad y justicia social. "La pandemia ha puesto de manifiesto cuáles deben las bases del crecimiento en los próximos años", ha apuntado.

El Parlament acoge a lo largo de este jueves la jornada 'La gobernanza económica de la Unión Europea. El impacto de la pandemia'.

Según ha explicado el presidente del CES de España, el informe está focalizado en las consecuencias de la pandemia a nivel europeo y pone de manifiesto que todas las políticas y reformas que se hagan en el seno de la Unión Europea "deben tener siempre en cuenta su impacto social, sobre el empleo y la desigualdad".

En el contexto de las Islas y en relación a las perspectivas de futuro, Costas ha argumentado que en la medida que la recuperación se consolide y la pandemia se gripalice, la economía balear, asentada en el pilar turístico, "solo puede mejorar".

En este sentido, ha insistido, "la industria turística no es vulnerable, es uno de los sectores más estables". Así, ha continuado, "el turismo no cambiará, al contrario que los lugares y los territorios, lo que implica la necesidad de la buena gestión".

Impacto de la pandemia

El informe del CES constata que la pandemia ha supuesto una disrupción sin precedentes en las economías y en las vidas de la población europea y también ha puesto de manifiesto la existencia de problemas estructurales en la gobernanza económica de la Unión Europea que necesitan "ser resueltos para dotar de estabilidad, resistencia y resiliencia al proceso de construcción europeo".

Según el informe, aunque el final de la crisis se vislumbra más cercano gracias a los avances realizados en el proceso de vacunación, se desconocen con certeza la magnitud y duración de la misma.

Esta incertidumbre y la prolongación de la crisis podrían llegar a ahondar las brechas económicas y sociales ya existentes entre los distintos socios, lo que supondría "un revés importante en el logro de una convergencia real intracomunitaria y en la consolidación de la cohesión social", según el texto.

Según el CES, la estrategia económica planteada por la Comisión pretende impulsar la recuperación de las economías a la vez que promueve la equidad y la justicia social, junto a la transición ecológica y digital, lo que va a suponer un reto para la gobernanza
económica de la Unión Europea, teniendo en cuenta, además, que la vuelta a una sen- da de crecimiento sostenido será desigual, así como la incidencia de la propia crisis.

El informe del CES señala que ahora "más que nunca", la Unión Europea a través de sus instituciones y sus Estados miembros, "deberá ser capaz de ejercer el liderazgo para afrontar los enormes desafíos actuales en los ámbitos sanitario, social, económico y climático".

El texto del CES insiste en que el "shock" económico y laboral de la pandemia no está afectando a los sectores de actividad de manera homogénea, con mayor intensidad en el sector servicios, ni a los distintos colectivos de población trabajadora sino que está recayendo en mayor medida en los más vulnerables.

En este sentido, es "especialmente preocupante" la situación de la población joven, tanto por su mayor paro como por su más frecuente paso a la inactividad, al ser difícil la búsqueda activa de empleo, sobre todo durante el confinamiento, así como por las menores posibilidades de educación y formación durante la pandemia.

Igualmente, el CES alerta del impacto de la pandemia en la situación laboral de las mujeres en el corto y medio plazo. Según han argumentado, a diferencia de la crisis financiera anterior, la actual ha castigado en mayor medida a los empleos y sectores con mayor presencia de mujeres.

Por otro lado, porque las estrategias desarrolladas para atender las necesidades de cuidados durante la pandemia, especialmente asumidas por las mujeres durante el confinamiento y el cierre de los centros educativos, ha supuesto una merma en sus condiciones de trabajo y de ingresos en algunos casos.

El CES reclama igualmente una reforma del marco fiscal europeo para potenciar el crecimiento sostenible e inclusivo y estabilizar la economía sin menoscabar la sostenibilidad de la deuda.

En el Informe se plantean medidas transitorias que permitan la armonización de la posición fiscal inicial de los Estados a través de medidas de ajuste fiscal más extendidas en el tiempo para los países más endeudados, o a través de la creación de fondos de redención que absorban la deuda de los Estados que sobrepase un determinado umbral.

De igual modo, se recomienda introducir mecanismos para proteger el gasto público de manera que éste favorezca el crecimiento sostenible e inclusivo en los periodos de consolidación fiscal.

Durante la inauguración de la Jornada han intervenido el presidente del Parlament, Vicenç Thomàs, y la presidenta del Govern, Francina Armengo, que ha participado en la clausura.

Nuevas figuras

Para evitar en un futuro cualquier situación de inestabilidad financiera, el Consejo opina que se deberían impulsar los esfuerzos para hacer realidad la Unión Bancaria lo antes posible y crear el Sistema de Garantía de Depósitos Europeo, definiendo un calendario preciso y factible y un esquema ambicioso de mutualización plena.

Asimismo, el Informe ve necesario avanzar en la Unión del Mercado de Capitales, que permitirá impulsar el desarrollo de fuentes de financiación a largo plazo, e incorporar nuevas figuras al sistema de recursos propios de la UE.

En el ámbito de los planes nacionales, el Consejo cree que hubiera sido necesario garantizar que los agentes económicos y sociales participaran activamente en su diseño a través de los cauces oportunos del diálogo social.

Igualmente, recomienda facilitar instrumentos para una adecuada coordinación de los distintos agentes económicos y sociales implicados, entre sí, y con las Administraciones públicas.

Por otra parte, la pandemia, sostiene el CES, ha evidenciado las debilidades y fortalezas de la UE para dar una respuesta común y coordinada a los desafíos internos y globales.

Mesa redonda

La mesa redonda de la jornada ha relacionado el papel de la sociedad civil organizada a la hora de encarar los retos estratégicos que tienen la Unión Europea, los Estados y las regiones y, más en particular, Baleares.

También se ha tratado cómo se tendrían que complementar la fijación de los objetivos estratégicos, los planes para lograrlos, los medios económicos para implementarlos, el seguimiento de la realización de los objetivos y la evaluación final de los resultados conseguidos con la participación de la ciudadanía.

La prosperidad de Baleares no puede "implicar decrecimiento"
Comentarios