jueves. 30.05.2024
El juez Manuel Penalva (c) y el fiscal Miguel Ángel Subirán (3i) durante el juicio. - Isaac Buj - Europa Press - Archivo
El juez Manuel Penalva (c) y el fiscal Miguel Ángel Subirán (3i) durante el juicio. - Isaac Buj - Europa Press - Archivo

El testigo protegido 19 del caso Cursach, que denunció el amaño del concurso de la ORA, ha afirmado que en el PP era "vox populi" que el procedimiento estaba adulterado y que José María Rodríguez y Álvaro Gijón habían recibido sobornos, aunque ha admitido que únicamente contaba con rumores y no fuentes de prueba, al tiempo que ha recordado las "extrañas circunstancias" en las que murió su fuente.

En la sesión de este jueves del juicio a los investigadores del caso Cursach, el testigo ha añadido que fue él quien acudió a denunciar el amaño porque su fuente y cliente, que era quien inicialmente tenía la intención de publicar los hechos, "apareció muerto con un golpe en la cabeza".

En todo caso, ha reconocido que su cliente nunca le dio toda la documentación que al parecer obraba en su poder y que podría demostrar el soborno de entre más de un millón de euros y el pago con un piso en Palma.

El testigo protegido, que ha comparecido telemáticamente y con la voz distorsionada, ha indicado que concedió una entrevista a IB3 "por miedo" y porque, ha explicado, le amenazaron con revelar su identidad, aunque no denunció este extremo. Sobre esta entrevista, ha admitido que la concedió en su despacho, a pesar de tratarse de un lugar fácilmente identificable.

Al mismo tiempo ha subrayado que no abandonó el PP por enemistad con ningún miembro o por que fuera contrario a la línea de la formación sino "por decepción" y que sigue siendo votante. Ha afirmado que "no cree" que el juez Manuel Penalva y el fiscal Miguel Ángel Subirán supieran que era miembro del PP.

Sobre su relación con José María Rodríguez, ha reconocido que le pidió que intercediera en un caso relacionado con un negocio particular y que únicamente lo ve en misa de vez en cuando.

Sin embargo, en otro momento de la declaración ha recordado que pidió su calificación como testigo protegido "porque tenía miedo" y porque en el PP se decía que José María Rodríguez "conocía la mafia china". Sin embargo, ha admitido que no denunció estos hechos ni las amenazas de los periodistas de IB3 de revelar su identidad si no concedía la entrevista.

Sobre la entrevista, ha apuntado que todo lo que contó eran rumores y opiniones personales y que no tenía pruebas. Los investigadores, ha explicado, le advirtieron que la causa era secreta.

A preguntas de las defensas, el testigo ha asegurado que "ni el juez ni el fiscal le dijeron nada" y que pudo expresarse con libertad. "Nunca fui coaccionado", ha asegurado. Según ha indicado, pudo leer las actas de todas sus declaraciones antes de firmarlas y estaba de acuerdo.

El juicio contra los investigadores del caso Cursach, entre ellos el exjuez Manuel Penalva y el exfiscal Miguel Ángel Subirán, para quienes Fiscalía solicita 118 y 121 años de prisión, respectivamente, sigue este jueves con más declaraciones de testigos, entre ellos, familiares del expolítico del PP Álvaro Gijón.

Cabe resaltar que también se sientan en el banquillo miembros del Cuerpo Nacional de Policía del Grupo de Blanqueo de Capitales, en concreto el entonces inspector jefe José Luis García Reguera, el subinspector Miguel Ángel Blanco, la subinspectora Blanca Ruiz y el policía Iván Bandera.
 

Testigo protegido habla sobre supuesto amaño de la ORA