miércoles 26/1/22

Los timos clásicos como la estampita o el tocomocho se actualizan

Una pareja es detenida, ella por engatusar a 10 incautos, y él por emplear la violencia para evitar que denunciasen
Investigación de la estafa.
Investigación de la estafa.

La Policía Nacional en Palma ha detenido a una mujer de 19 años de edad, por realizarAsí, los iestafas en contratación de micro préstamos, así como a su pareja, un hombre de 20 años por lesiones y coacciones, supuestamente por agredir a uno de los perjudicados para que no denunciase.

Investigadores de la Comisaría de Distrito Centro han detenido a la pareja, de nacionalidad española, como presunta responsable de un total de diez estafas a otras tantas víctimas cometidas a mediados de noviembre.

Según las denuncias que se fueron recibiendo por la Policía Nacional los días siguientes, la sospechosa habría convencido a estas personas de que disponía de un “código promocional” que permitía obtener dinero de una página web, pero que para cada uso que hiciera del mismo necesitaba los datos de una persona y hacer una gestión con su banca online.

A cada perjudicado le prometía 100 euros por facilitarle esa información y permitirle hacer la gestión desde su teléfono móvil
Aunque los perjudicados fueron en un primer momento reticentes a explicar con mayor detalle los hechos, en declaraciones ampliatorias varios de ellos admitieron que la detenida les hizo creer que existía una página web “bugueada”.

Esto es, que había un virus informático que permitía realizar transferencias bancarias a las cuentas de los perjudicados en perjuicio de la compañía gerente de dicha web, pero que para que funcionase era necesario ir cambiando en cada caso los datos de la persona a la que se remitía el dinero y la cuenta bancaria.

Se trata en cierto modo de una "versión 2.0 de los timos clásicos" (estampita, tocomocho, etc.) solo que en esta ocasión los estafados creen que van a poder apoderarse de dinero de una empresa que tiene un fallo informático en su página web que permite transferir dinero a cuentas bancarias sin coste alguno, y se alían con la detenida, que supuestamente dispone del código necesario para obtener ese dinero gratis, con la que acuerdan repartirse la cantidad que realmente creen estar defraudando a una compañía cuya identidad ni tan siquiera llegaron a preguntar.

Lo que realmente estaba haciendo la presunta autora era emplear los datos de los perjudicados para contratar micropréstamos en una conocida compañía de créditos online. De este modo logró contratar 10 préstamos por importes de entre 300 y 400 euros, hasta un total de 3500 euros. Todo el trámite lo hacía a presencia de las víctimas usando sus propios teléfonos móviles, para a continuación darles instrucciones para que retiraran de inmediato en un cajero automático la cantidad que se acababa de ingresar en su cuenta, de la que se quedaban 100 euros, entregando el resto del dinero a la detenida.

Lesiones

En uno de los casos, uno de los perjudicados insistió en citarse con la presunta autora para tratar de conseguir que le devolviese el dinero. Ella accedió, pero al lugar de la cita quien acudió fueron su pareja, un varón ya conocido por la Policía por otros delitos, y un amigo suyo.

Al percatarse de la celada, el timado intentó huir del lugar, pero la pareja de la estafadora le dio alcance y le agredió, ocasionándole la fractura de dos piezas dentales, para a continuación amenazarle de muerte si llegaba a denunciar los hechos.
Los investigadores de la comisaría de distrito Centro de la Policía Nacional procedieron a la detención de la  mujer como presunta autora de un delito de estafa en el día de ayer, así como del hombre, a primeros de mes, como presunto autor de un delito de lesiones y coacciones.

Los timos clásicos como la estampita o el tocomocho se actualizan
Comentarios