viernes 3/12/21

El área de Urbanismo del Ayuntamiento de Palma elevará este jueves día 7 en el consell de gerencia la aprobación de la propuesta de declaración de ruina del estadio del Lluis Sitjar. La declaración de ruina resuelve el expediente iniciado en noviembre de 2010.

La resolución del expediente se basa en un dictamen pericial elaborado por los técnicos del Servicio de Protección de los edificios y ITES.

Los técnicos llegan a la conclusión de que el estadio se encuentra en situación de ruina económica, ya que el coste de su reparación o rehabilitación supera (en una proporción de "entre tres y cuatro veces más) el 50% de su valor actual. Es decir, reparar el Lluis Sitjar para ponerlo en servicio tendría un coste que podría doblar su valor actual.

La declaración de ruina tiene dos consecuencias: la demolición del estadio y la previa adopción de medidas cautelares de inmediato.

1 - Medidas cautelares. Las deben ejecutar los propietarios de forma inmediata cuando reciban la notificación de la declaración de ruina.

En el plazo de un mes deben realizar las siguientes actuaciones:

- Desalojar a las personas que se puedan encontrar en este momento ocupando de forma irregular el estadio.

- Tapiar todos los agujeros en la fachada que impiden los accesos al estadio.

- Reconstrucción del muro de cierre de la zona oeste (la zona de la tribuna descubierta)

- Sujeción de la barandilla exterior.

2-Demolición del estadio

Los propietarios del estadio Lluis Sitjar tendrán dos meses para hacer un proyecto de demolición e iniciar las obras de demolición una vez recibida la notificación del acuerdo. Empezadas las obras, deberán estar listas en cuatro meses.

En total, seis meses para demoler el estadio

Ejecución subsidiaria

Si los propietarios no cumplen voluntariamente, el Ayuntamiento procederá, de forma subsidiaria, a la ejecución de la demolición con coste para los propietarios.

Principales problemas detectados:

Debido a la humedad y falta de mantenimiento, la estructura del estadio presenta patologías de fisuras o pérdida de hormigón y corrosión expansiva de las armaduras. Por ello, hay una pérdida de la capacidad quitado de los elementos estructurales. Igualmente, la zona de las gradas y el foso perimetral del campo presentan, a consecuencia de la humedad, desprendimientos y partes de hormigón reventadas. Algunas de estas partes están hundidas.

Alegaciones:

Se han presentado un total de ocho alegaciones, una del Real Mallorca y otras siete de particulares. Tres de ellas cuestionan la declaración de ruina y las otras cinco aspectos jurídicos relacionados con la tramitación del expediente.

Antecedentes:

La decisión de iniciar el expediente de ruina que ahora ha concluido se toma raíz de un informe inicial elaborado por los técnicos del Servicio de Protección de los Edificios y ITEs el pasado mes de octubre de 2010 en el marco de un expediente incoado a consecuencia de denuncia policial (de 30 de julio de 2010), otro de particular (23 de julio de 2010) y el incendio declarado el 31 de agosto de 2010 en el estadio. Todos estos hechos pusieron de manifiesto el creciente riesgo de seguridad y de salubridad que se derivan de la degradada situación del Lluis Sitjar.

El progresivo deterioro del estadio es un problema que preocupa al Ayuntamiento, vecinos y comerciantes de las barriadas y al propio Mallorca. El club ya puso de manifiesto en el Ayuntamiento en el mes de marzo de 2009 el estado de riesgo y peligro del estadio.

El Lluis Sitjar es una ruina y deberá ser demolido
Comentarios