martes. 16.04.2024
Javier Aguirre, entrenador del RCD Mallorca - Ricardo Larreina / AFP7 / Europa Press
Javier Aguirre, entrenador del RCD Mallorca - Ricardo Larreina / AFP7 / Europa Press

El entrenador del RCD Mallorca, Javier Aguirre, ha reconocido que han "sufrido como perros" en la eliminatoria de semifinales de Copa del Rey ante la Real Sociedad, en la que han sellado al pase a la final en la tanda de penaltis en el Reale Arena, y ha asegurado que no tenían "presión ninguna", ya que no eran favoritos, y que ni siquiera ensayaron desde los once metros.

"Nosotros no teníamos presión ninguna. No sé si me creerán o no, pero no ensayamos penaltis; lo anotamos en nuestro programa día a día y por alguna razón, porque llovió, porque había viento, porque ya se fue el otro... por lo que sea, no tiramos penaltis. No estaba ese escenario contemplado. Cuando preguntas y todos quieren tirar, sabes que la cosa va bien. No se esconde nadie", declaró en rueda de prensa.

En este sentido, reconoció que estaba "tranquilo" porque no eran "favoritos". "No tenemos por qué ser favoritos en una competencia en la que hay ocho o diez equipos que de antemano saben que pueden llegar, y no tú. Esa falta de presión nos fue ayudando a ir creciendo en la competición y hoy llegamos con esa tranquilidad de saber que si te gana es normal. Nos tenían sometidos en los últimos partidos, veníamos un poco a ver qué pasaba, pero sin meternos presión", apuntó.

"Sufrimos como perros", dijo, asegurando que "el penalti que paró Greif fue el clic". "Son momentos puntuales que nos vinieron a ayudar y a reforzar el estado anímico", desveló. "No éramos favoritos, en las quinielas no entrábamos en ninguna. Llegamos a la final con esa dosis de fortuna que hay que tener, con esa dosis de presión para el rival que también ayuda", añadió.

El técnico mexicano afirmó que es "un orgullo" haber podido guiar al Mallorca a la final. "Llevamos dos años aquí y creo que la gente nos ha aceptado bien, nos ha apoyado siempre desde que empezamos, y es una manera de devolverles el cariño que nos da la afición. La gente en la calle siempre me deseaba suerte y ánimo, me daba fuerza", manifestó.

"Sabíamos que ellos como siempre nos someten, nos quitan la pelota, nos meten en ocasiones de gol, pero hoy tuvimos la fortuna de empezar por delante del marcador y aguantar su embate. Tuvimos un poco más tiempo la pelota y estuvimos mejor en defensa que otras ocasiones. Siempre nos ganan, tuvimos que llegar hasta los penaltis. Fue la fortuna, cayó la moneda al aire y cayó de cara", analizó sobre el partido.

Sobre el rival en la final, sea el Atlético o el Athletic, sabe que tampoco serán favoritos, aunque irán "a competir". "Estando en esta instancia, no perdemos nada", expresó. "No estamos acostumbrados a jugar finales. No hubo necesidad de incidir en la importancia del partido. Ellos sabían que puede haber un antes y un después de este partido para sus carreras deportivas. En el vestuario había más jugadores con descensos que con títulos. Esa humildad, ese amor propio de ser profesional te lleva a comprometerte, te lleva a competir, te lleva a sentirte que puedes, que vale la pena el esfuerzo", subrayó.

Por último, el 'Vasco' destacó dos nombres por encima del resto: Sergi Darder, que materializó el último penalti, y el del portero Dominik Greif. "Hoy el destino lo puso ahí y se lo merece. (Darder) Se lo merece porque es un buen chico, ha aguantado lo que no está escrito, ha trabajado, ha hecho un acto de humildad y de seriedad y de compromiso profesional. Y hoy el destino se lo puso en bandeja, se lo merecía", expuso.

"Y Dominik también, porque cuando yo llegué aquí estaba tirado ahí, lastimado la espalda, llevaba cuatro meses, no sabíamos qué hacer con él, si lo íbamos a vender, regalar, yo que sé. El chico puso de su parte, vio a un doctor. El destino dio una buena noticia a todo ese sacrificio de ambos. Estos dos han sufrido mucho y se lo merecen", finalizó.

Javier Aguirre: "No teníamos ninguna presión, ni ensayamos los penaltis"