domingo. 21.04.2024
RCM
RCM

El Mallorca sufrió una derrota muy dolorosa ante la Real Sociedad, que se llevó los tres puntos de Son Moix gracias a un gol de Mikel Merino en el minuto 93. El equipo bermellón, que jugó con diez desde el 45 por la expulsión de Raíllo, se adelantó con un gol de Antonio Sánchez, pero vio cómo la Real le empataba con un tanto de Take Kubo y le remataba con el gol de la victoria en el descuento.

El partido comenzó con un ritmo alto y con ocasiones para ambos equipos. El Mallorca sorprendió a la Real con un gol tempranero de Antonio Sánchez, que aprovechó un balón suelto en la frontal para soltar un zapatazo que se coló por la escuadra de Remiro. Era el minuto 4 y el Mallorca se ponía por delante.

La Real reaccionó al golpe y empezó a dominar el balón y a buscar el empate. Sadiq tuvo una buena oportunidad, pero su disparo se fue fuera por poco. El Mallorca respondió con una contra de Larin, que se plantó solo ante Remiro, pero el portero visitante le ganó el mano a mano. El duelo estaba equilibrado, con dos equipos que buscaban el gol con intensidad.

La Real encontró la recompensa a su insistencia en el minuto 38, con un gol de Take Kubo, que se enfrentaba a su ex equipo. El japonés recibió un pase de Brais Méndez en el área, se revolvió con habilidad y batió a Rajkovic con un tiro cruzado. Era el 1-1 y la Real empataba el partido. Kubo no celebró el gol por respeto a su antigua afición. 

Cuando parecía que el primer tiempo iba a acabar en tablas, llegó la jugada que marcó el partido. En el minuto 45, Raíllo fue expulsado por doble amarilla tras una falta sobre Zakharyan. El central mallorquín, que ya había visto la primera tarjeta por una entrada sobre Brais Méndez, protestó la acción y aplaudió al árbitro, que no dudó en mostrarle la segunda. El Mallorca se quedaba con diez justo antes del descanso. 

En la segunda parte, la Real Sociedad aprovechó su superioridad numérica para dominar el partido y asediar la portería de Rajkovic. El Mallorca se replegó y trató de salir a la contra, pero le costaba mucho generar peligro. La Real, por su parte, lo intentaba con paciencia y calidad, pero se encontraba con una defensa muy sólida y un portero muy seguro.

Los de Imanol Alguacil tuvieron varias ocasiones claras para adelantarse, pero Rajkovic se lució con varias paradas de mérito. La más destacada fue la que le hizo a Barrenetxea en el minuto 88, tras un remate a bocajarro del canterano. El Mallorca también tuvo alguna oportunidad, como un disparo de Morlanes que se fue rozando el palo, pero en general sufrió mucho para contener las acometidas de la Real.

Cuando parecía que el Mallorca iba a lograr un valioso empate, llegó el jarro de agua fría. En el minuto 93, la Real Sociedad fabricó una gran jugada por la banda izquierda, que culminó con un centro de Traoré al segundo palo, donde apareció Mikel Merino para cabecear a la red. Era el 1-2 y el final del partido. El Mallorca se quedaba sin premio y con una sensación de impotencia e injusticia. La Real, por el contrario, celebraba una victoria agónica y merecida. 

El Mallorca cae ante la Real en el último suspiro