miércoles 20/10/21

Armengol se muestra agradecida con la ciudadanía por su lucha contra la Covid

La presidenta destaca el valor de la sanidad y los servicios públicos durante su discurso del Día de las Islas Baleares
undefined

La presidenta de las Islas Baleares, Francina Armengol, ha expresado hoy el agradecimiento en nombre de todo el Gobierno a la ciudadanía de las Islas Baleares por su entrega, actitud y espíritu de cooperación durante el último año, marcado por la irrupción de la Covid-19 a nuestra sociedad.

Durante su discurso enmarcado en el acto del Día de las Islas Baleares que se ha llevado a cabo hoy en la Llotja de Mar, la presidenta ha hecho especial mención al trabajo del colectivo sanitario: "Estáis demostrando cada día el valor de la sanidad pública. Vuestra dedicación ejemplar hace que nadie cuestione la importancia de los servicios públicos", ha dicho la presidenta, dirigiéndose al colectivo de 20.000 sanitarios de las Islas Baleares, que hoy ha recibido la Medalla de Oro, la más alta distinción que otorga la Comunidad Autónoma de las Islas Baleares. "Todos y todas sabemos que esta sociedad tiene que continuar mejorando un sistema de bienestar que llegue a todo el mundo, que tenga cura de todos nosotros día a día", ha continuado la presidenta.

Armengol ha extendido su agradecimiento al conjunto de la sociedad de las Islas Baleares, "porque la enfermedad se cura en los hospitales y en los centros de salud, pero se para en las calles, en cada casa y en cada negocio". En este sentido, ha recordado y resaltado la labor que han llevado a cabo todos los colectivos galardonados hoy con 12 premios Ramon Llull: los trabajadores y las empresas esenciales; la industria que se ha reconvertido durante la pandemia; los trabajadores de los servicios sociales, el personal y las personas usuarias de las residencias; la comunidad educativa y universitaria; el sector de la cultura; el sector primario; las Fuerzas y Cuerpos de seguridad del Estado, el ejército, la Policía Local y la seguridad privada; personas de diferentes ámbitos que han tramitado ayudas y prestaciones; el voluntariado y, finalmente, toda la ciudadanía de las Islas Baleares, que ha sido representada por Leire Pons González, una pequeña de 7 años del municipio de Sant Lluís, que ha sido la encargada de recibir el galardón en nombre de toda la ciudadanía.

Durante su parlamento, la presidenta ha recordado el sufrimiento y el dolor que ha conllevado la Covid-19 en las Islas Baleares, "un año en que un virus ha segado las vidas de 722 personas de Mallorca, Menorca, Ibiza y Formentera y nos ha unido en el pésame". Así mismo, ha resaltado las restricciones y los efectos que ha tenido la pandemia sobre la sociedad y la economía de las Baleares y que hace que a día de hoy veamos "nuestros proyectos y negocios amenazados y sufrimos por nuestras ocupaciones, por las oportunidades perdidas, por la salud y el bienestar de nuestra gente", después de muchos meses de lucha contra un virus cruel "que cuestiona nuestras libertades y derechos, nuestras ilusiones y sueños".
 

Esperanza en el futuro


Las palabras de la presidenta de las Islas Baleares también han sido de esperanza hacia un futuro para el cual "el talento que ayer nos enorgullecía continúa siendo nuestra mejor vacuna". Armengol ha puesto énfasis en la unión de la sociedad: "Esta crisis nos ha enseñado que somos capaces de conseguir todo el que nos proponemos" y hemos demostrado que "sabemos hacer trabajo plegados, como hemos hecho buscando siempre soluciones consensuadas en todos los ámbitos" con el objetivo de conseguir el bienestar y el bien común. "Todos y todas habéis demostrado que el mejor que somos es nuestra suma", ha concluido, para insistir que la derrota del virus llegará con "esfuerzo y conocimiento, ciencia y resistencia" de una sociedad que no renunciará a la prosperidad y la vida.

Finalmente, la presidenta ha destacado tres lecciones que durante esta pandemia hemos aprendido como sociedad. La primera es que tenemos que seguir el plan trazado antes de la pandemia para conseguir una sociedad más justa, igualitaria, con una economía más diversificada y un modelo de crecimiento respetuoso con el medio ambiente. La segunda es la evidencia de la necesidad de reforzar el estado del bienestar y profundizar en una economía más redistributiva y justa. La tercera lección que ha mencionado la presidenta es que la pandemia revela las carencias estructurales de nuestra economía, demasiado dependiente de un solo sector económico. En este sentido, ha destacado la importancia que tendrán los fondos europeos como catalizadores de la diversificación económica, la modernización y la transición hacia una sociedad "más sostenible, igualitaria y cohesionada".

Armengol se muestra agradecida con la ciudadanía por su lucha contra la Covid
Comentarios