martes 07.07.2020

Auguran una pérdida de 130.000 empleos en Baleares y un retroceso del 23,9% del PIB

El Consell Econòmic i Social de Baleares (CES) calcula una caída de 2.957 millones de euros en las ramas no turísticas de la economía balear
El CES augura una pérdida de 130.000 empleos en Baleares y un retroceso de hasta el 23,9% del PIB (Foto: EP)
El CES augura una pérdida de 130.000 empleos en Baleares y un retroceso de hasta el 23,9% del PIB (Foto: EP)

El Consell Econòmic i Social de Baleares (CES) ha elaborado un nuevo informe sobre el impacto del coronavirus en la economía de las Islas, en el que augura la pérdida de 130.000 empleos y una caída del Producto Interior Bruto (PIB) de hasta el 23,9 por ciento hasta finales de año, teniendo en cuenta efectos directos e indirectos. El CES estima un descenso de hasta 2.957 millones de euros sobre las ramas no directamente turísticas, con la pérdida de 65.917 empleos en estos sectores. A ello se añaden 34.198 puestos de trabajo en transporte y almacenes y 30.597 en hostelería.

Todo ello implicaría una destrucción de más de una cuarta parte del empleo, concretamente un 25,8 por ciento.

Un impacto de unos 7.000 millones de euros

Dentro de las ramas no directamente turísticas, los subsectores más afectados en la pérdida de empleos serán, según el CES, las actividades recreativas y de entretenimiento y reparación de artículos domésticos (-28.829 empleos); comercio mayorista y minorista y reparación de vehículos (-19.312); actividades profesionales, técnicas y administrativas (-8.223); industrias y energía (-4.807); y construcción (-2.417).

En el conjunto de la economía balear, la caída del PIB, sería del 22,2% teniendo en cuenta sólo los efectos directos, del orden de los 6.537,6 millones de euros; y del 23,9% sumando efectos directos e indirectos, un impacto de unos 7.050,3 millones de euros.

Según la segmentación del CES, el 77,8% del valor añadido bruto balear corresponde a actividades no directamente turísticas, y un 22,3% a las turísticas.

En cuanto al sector hotelero, el informe constata que tendrá "enormes dificultades en el futuro inmediato" si no se aclaran, sobre todo, las "situaciones sanitarias", tanto internas como del exterior. En este sentido, el CES subraya que este sector arrastra los efectos negativos sobre el resto de actividades en Baleares, por lo que "la política económica no podrá huir de esta dura realidad".

El impacto real dependerá de las medidas que se adopten 

Esta previsión es de un impacto algo inferior a las estimaciones del Govern, que en su peor escenario calculaba un retroceso del 32% del PIB, aunque superior a la de otros organismos -como BBVA Research, que prevé una bajada del 17% en la economía balear-. En este contexto, el CES apunta que pese a la disparidad de cifras, que varían en función de los periodos estudiados y las metodologías, la conclusión es en todos los casos "una crisis económica, laboral y social sin paliativos".

Este informe se suma a otro anterior elaborado por la institución que abarcaba solamente hasta junio, y parte del caso de que las medidas propuestas por los gobiernos para paliar la situación no se pusieran en marcha. Por ello, desde el CES confían en que los resultados reales puedan mejorar.

"Cuando las medidas se pongan en marcha, los resultados evidentemente irán variando, y espero que a mejor", ha expresado el presidente del CES, Carles Manera. 

Es "ilusorio pensar en una diversificación económica inmediata"

En este sentido, el CES incluye en su informe diversas propuestas de actuación, como líneas de inversión públicas y privadas y procesos de formación. En concreto, anima a agilizar obra pública de mejora de la canalización de aguas, vivienda y otros equipamientos; inversiones en políticas sociales para investigación, educación, dependencia y salud; estimular contratos públicos con tercero con especial peso de la oferta técnica; y realizar campañas de promoción del producto local.

Para las líneas de inversión privada, el CES considera que "convendría agilizar los trámites administrativos" de las licencias para construcción, puesto que es "uno de los sectores que de manera más rápida se puede poner en marcha y es capaz de mantener el número de trabajadores" además de incorporar parados. Igualmente, el sector hotelero es uno de los que más podría invertir al tener que adaptar sus instalaciones a las nuevas exigencias sanitarias.

Otras propuestas del CES son acelerar los trámites de ayudas para placas fotovoltaicas -calcula que podría dar trabajo a 8.000 trabajadores en un año, teniendo en cuenta las labores de mantenimiento- o impulsar la náutica.

No obstante, el CES advierte de que "resultaría ilusorio pensar en una diversificación económica inmediata". Manera ha recalcado que la crisis "tiene una fase inmediata de salida, una media y una larga" y que lo que no pueden hacer "es mezclar las tres fases" y no "proponer medidas utópicas imposibles de realizar".

"Ahora se habla de diversificar la economía como algo inmediato; esto no es posible, porque el principal problema que tenemos es el impacto directo, letal, del coronavirus sobre el tejido productivo y el mercado laboral", ha explicado.

Auguran una pérdida de 130.000 empleos en Baleares y un retroceso del 23,9% del PIB
Comentarios