miércoles 30/9/20

El consumo interno mantendrá viva la economía mallorquina este otoño-invierno

Los expertos consideran que tras una temporada turística que ya se esperaba raquítica y que además ha sido fallida, las esperanzas se centran ahora en lo que puedan gastar las familias, que será poco y menos aún si no se amplían los ERTE.
photo_2020-03-13_13-37-56
El consumo no alcanzará los niveles previos a la pandemia este invierno, pero aún así empujará la economía insular.

"El comercio tiene potencial de reactivación, los datos de contratación en ese sector en Baleares no han sido relativamente malos en comparación con otras regiones de España", según ha explicado a MALLORCA CONFIDENCIAL el director de Randstad Research, Valentín Bote, en relación a las posibilidades que abren para la temporada baja 2020-21.

Por lo tanto, manifiesta que "sí que esperamos un repunte general. En junio repuntó -el comercio- en 3.000 contratos, lo cual, fue superior a la media española. Aunque siempre dentro de un contexto que no es bueno", aclara.

La mejoría de la situación tendrá mucho que ver con la campaña de Navidad, un periodo en el que "siempre se producen gastos extra y el comercio genera más contratación, aunque millones de hogares tienen menos renta de la que tenían previsto tener a principios de año", reflexiona Bote.

En general, desde Randstad "esperamos que la campaña funcione con parámetros relativamente normales, pero con cifras de consumo más bajas", tanto en Baleares como en el resto de España. 

En la misma línea se expresa la secretaria de Acción Sindical y Comunicación de UGT, Ana Landero: "si la protección social se extiende, y la cobertura de prestaciones se sitúa en ratios aceptables tendrán actividad las empresas que tienen que ver con el consumo interno", anticipa.

Menos poder adquisitivo

Aún así, la sindicalista también recuerda que "el miedo y la pérdida de poder adquisitivo de personas en ERTE y parados hará que la demanda se reduzca" previsiblemente durante los próximos meses.

Por su parte, el presidente de la Patronal de la Pequeña y Mediana Empresa de Mallorca (PIMEM), Jordi Mora, expone: "en las entrevistas internas que hemos hecho a las diferentes asociaciones solo el sector primario mantiene el ritmo de ventas y algún sector afín a la construcción. También hay que decir que las viviendas vacacionales y los pequeños hoteles han tenido un mejor comportamiento, si lo comparamos con los grandes hoteles".

"Desde PIMEM seguimos insistiendo con una prolongación de los ERTE hasta Semana Santa, como mínimo", para que se mantenga el consumo en niveles aceptables mientras se mantienen las expectativas de una recuperación de la economía en 2021. 

La clave del consumo es el empleo

Pero, además de esa medida, es importante también que algunos sectores mantengan su actividad, ya que sus empleados gozarán de mayores márgenes económicos para efectuar su consumo. Y, aquí las valoraciones son muy divergentes dependiendo de la fuente. 

"Algunos sectores están saliendo como ganadores: la logística, la última milla, la paquetería. Y, entre los más sofisticados, todos los que facilitan que las empresas puedan trabajar y vender a distancia, porque son los servicios que las empresas están demandando más", apunta Bote desde Randstad.

Y, continúa señalando otros, como limpieza y seguridad, que se han visto muy reforzados ante las condiciones especiales que impone la pandemia de COVID-19, y por lo tanto han demandado más empleados. 

El consumo interno manda

"Si como exigimos desde UGT la protección social se extiende, y la cobertura de prestaciones se sitúa en ratios aceptables, tendrán actividad las empresas que tienen que ver con el consumo interno. Aún así, el miedo y la pérdida de poder adquisitivo de personas en ERTE y parados hará que la demanda se reduzca", señala Landero.

El consumo interno mantendrá viva la economía mallorquina este otoño-invierno
Comentarios