lunes 21/6/21

¿Ha mejorado realmente el TIB?

El Consorcio de Transportes de Mallorca con la nueva concesión ha eliminado paradas, líneas y servicios que provocan situaciones peligrosas para la ciudadanía
undefined
Los nuevos autobuses se mueven con gas natural.

Son muchos los municipios de Mallorca quienes han expresado su disconformidad con las modificaciones en el servicio de autobús de Transports de las Illes Balears -TIB-, después de la entrada en funcionamiento de los cambios derivados de la adjudicación a una nueva empresa. En el municipio de Santanyí, donde hace años que se reivindican mejoras, la situación se ha agraviado todavía más, en especial a dos núcleos del término: Calonge y Son Moja.

En el pueblo de Calonge se ha eliminado la parada situada en la plaza Sant Miquel, y solo queda la que está en la calle Castell. En este punto, los buses tienen que hacer una curva para la cual necesitan maniobrar varias veces en un punto crítico de la circulación del pueblo. Es más, el vehículo tiene que dar marcha atrás con poca o nula visibilidad para llegar a la parada, e incluso, invadir el carril contrario y pasar por encima de un paso de peatones. De hecho, la maniobra que realiza el bus podría llegar a ser sancionada por incumplir las normas de circulación.

Según ha explicado la alcaldesa de Santanyí, Maria Pons, “esta situación es insostenible. Se suponía que el nuevo TIB tenía que suponer una revolución para el transporte en la isla, que sería puntero a Europa, y en concreto en nuestro municipio solo vemos que crea peligro. En Calonge, cualquier día tendremos un susto que podemos lamentar, en especial cuando volvemos a tener turistas. Y no lo decimos solo los políticos, los vecindarios nos lo han trasladado desde el primer día que se puso en marcha el nuevo servicio”.

ELIMINAN LA ÚNICA PARADA

A lo que sufren los 'calongins' se tiene que sumar la situación de Son Moja. El Consorcio de Transportes de Mallorca también ha eliminado una parada, la única que había en el núcleo, y solo ha dejado la de la playa de Cala Santanyí, situada a 800 metros. Una distancia, relativamente corta, pero que se tiene que hacer a pie por un tramo de carretera sin acera y con rampas con un gran desnivel.

Maria Pons ha insistido en el hecho que “no podemos consentir que Son Moja, aunque sea un núcleo pequeño, sea maltratado de este modo, dejando a sus vecindarios sin servicios esenciales. El Consorcio de Transportes nos ha propuesto una parada en la entrada del núcleo justo en la bajada de una rampa muy pronunciada, con el peligro que supone para la gente, en especial para los más grandes. Si la parada que teníamos hasta, y que hemos utilizado los últimos tres años, ahora no va bien, la podemos cambiar donde sea mejor, pero en ningún caso tiene que estar fuera del núcleo”.

SUBIDA DE TARIFAS

Estos son los ejemplos que más llaman la atención de los vecinos del municipio de Santanyí, pero hay otros que también se han hecho llegar al consistorio, como por ejemplo el aumento de las tarifas en algunos trayectos. Hasta la entrada en vigor del nuevo convenio, ir de Cala Figuera, en Santanyí, un trayecto de dos kilómetros y medio, costaba ochenta céntimos; hoy cuesta un euro con ochenta.

El regidor de Transportes de Santanyí, Joan Gaspar Aguiló, asegura que “cada semana recibimos comentarios, quejas y solicitudes de vecindarios que trasladamos inmediatamente a la Consellería. Pero es evidente que no nos escuchan. El Ayuntamiento ha dicho muchas veces que hay núcleos del término que no están muy conectados con servicios tan básicos como el Hospital de Manacor".

MÁS DE UNA HORA PARA IR AL MÉDICO

"Un vecino de s'Alquería no puede ir a su centro médico de referencia sin tener que hacer transbordo a Campos, convirtiendo un trayecto de unos treinta minutos en un viaje de una hora y media, como mínimo”. Es por todo esto que el equipo de gobierno del Ayuntamiento de Santanyí presentará una moción al próximo pleno municipal que se tiene que celebrar a finales de este mes de febrero, reclamando la mejora todas las líneas y frecuencias, como anunció públicamente el consejero de Movilidad, Marc Pons. También se pide una reunión con todos los municipios de Mallorca para estudiar como cubrir las necesidades de cada uno de ellos y mejorar realmente el servicio de transporte. Y, del mismo modo, se reclamará la aplicación de nuevas tarifas tanto de tren como de buzo, que no sean discriminatorias con ningún usuario y que dejen de penalizar a aquellos quien menos lo utilizan.

¿Ha mejorado realmente el TIB?
Comentarios