domingo. 03.07.2022
La Plataforma Antiautopistes se ha concentrado este sábado por la mañana delante del Consolat de Mar (Foto: Plataforma Antiautopistes)
La Plataforma Antiautopistes se ha concentrado este sábado por la mañana delante del Consolat de Mar (Foto: Plataforma Antiautopistes)

La Plataforma Antiautopistes defiende que si el Estado paga la deuda de 800 millones de euros que tiene contraída con Mallorca en relación al convenio de carreteras y ferrocarriles, el Govern balear y el Consell podrían financiar una revolución verde en el transporte y la movilidad. Una iniciativa que pasaría por invertir más en tren y menos en asfalto. Piden a los gobernantes actuar de manera urgente para poner freno a las obras realizadas hasta ahora y que consideran innecesarias y absurdas. 

Además, la Plataforma recuerda que parte del dinero que Madrid debe a Baleares incluye los 200 millones de euros en concepto del Conveni de Carreteres; hecho que ya está reconocido por los tribunales.

Un modelo de movilidad más sostenible es posible 

Los activistas piden al Consell que denuncie el vigente convenio de carreteras y al Govern de les Illes Balears que haga frente a Madrid para financiar un nuevo modelo de movilidad. Reclaman a las instituciones de nuestra comunidad denunciar el vigente convenio de carreteras por inaplicable, y su reconversión en un convenio para la movilidad sostenible.

La deuda que tiene el Estado con la comunidad balear, según los activistas, permitiría impulsar, de manera decidida, el transporte público y el Plan Director Sectorial de Movilidad (PDSM) que propone el gobierno de Francina Armengol. Hacerlo requiere, según la Plataforma "coraje político de renunciar a las autopistas y denunciar un convenio muerto, obsoleto e inviable" como el que mantiene ahora al Consell de Mallorca atado a unas políticas "absurdas, contradictorias y depredadoras".

Consideran que el Consell de Mallorca en materia de carreteras está aplicando una política consistente en una "absurda carrera para hacer obras faraónicas e innecesarias" para intentar justificar, tan solo, el dinero percibido. Entre ellas, destacan como especialmente destructivas e innecesarias, la autopista de Campos, el acceso a Lloseta, la variante de Algaida y la vía conectora, entre otras.

Imagen de la polémica autopista Llucmajor - Campos (Foto: Terraferida) Imagen de la polémica autopista Llucmajor - Campos (Foto: Terraferida)

Reclamar al Estado es una necesidad imperativa

Ante esta situación, la Plataforma Antiautopistes quiere hacer ver a los partidos del

pacto de Gobierno la oportunidad que se presenta.

Piden a la presidenta Francina Armengol que lidere los intereses baleares ante Madrid. Le reclaman que “presione para recuperar los 237 millones de euros pendientes y los destine a impulsar políticas de movilidad sostenible, coherentes con el estado de emergencia climática que Mallorca, las Baleares y el mundo afrontan en estos momentos decisivos”.

La Plataforma pide igualmente al Consell de Mallorca que denuncie de una vez un

convenio que es incompatible con las políticas de movilidad sostenible que impulsa el

Govern balear con el Pla Director Sectorial de Movilidad (PDSM).

En este mismo sentido, apuntan que las elecciones son una buena ocasión de hacer valer la voz de Baleares. Los ecologistas piden a los partidos políticos que tienen que concurrir a las inminentes elecciones generales de día 10 de noviembre que reclamen la deuda pendiente

de ejecutar.

Más tren y menos asfalto 

La Plataforma Antiautopistes hace llegar una petición muy clara a los gobernantes y piden que las inversiones económicas futuras no se destinen a nuevas obras viarias sino a un nuevo convenio ferroviario. La aportación permitiría ejecutar los trenes de Alcúdia, Santanyí y Cala Rajada, el metro en Son Espases y el tranvía a la bahía de Palma.

En detalle, explican que este dinero permitirían ejecutar las líneas ferroviarias incluidas en el nueve Plan Director Sectorial de Movilidad (PDSM): Sa Pobla- Alcúdia (corredor de Alcúdia), Manacor-Artà-Cala Rajada (corredor de Artà), Palma-Llucmajor-Campos-Felanitx-Manacor (corredor de Migjorn), la llegada del metro hasta Son Espases y el tranvía de la bahía de Palma y el aeropuerto.

Las inversiones ferroviarias son una prioridad para la Plataforma Antiautopistes (Foto: Archivo) Las inversiones ferroviarias son una prioridad para la Plataforma Antiautopistes (Foto: Archivo)

Esto, además de las inversiones en movilidad sostenible y transporte público que se tendrían que ejecutar al resto del archipiélago.

En resumen, la Plataforma denuncia el sobredimensionament del Conveni de Carreteres actual, pidiendo su liquidación. Además, quiere hacer ver que estamos ante una oportunidad histórica para cambiar el modelo de movilidad y en este sentido recuerda que hay recuperar el antiguo Conveni Ferroviari.

Instan al Govern a impulsar urgente un modelo de movilidad sostenible
Comentarios