sábado. 18.05.2024

La Audiencia de Palma ha rechazado aplicar la "doctrina Botín" a la hermana del Rey

La Audiencia Provincial de Baleares ha acordado este viernes mediante un auto, que no se puede recurrir, que la Infanta Cristina continúe en el banquillo de los acusados y sea juzgada como cooperadora necesaria de dos delitos fiscales en el marco del caso Nóos, según informa Europa Press.

El Tribunal ha rechazado de este modo aplicar la doctrina Botín sobre la hermana del rey Felipe VI que le habría evitado el juicio. La defensa de la Infanta Cristina solicitó al inicio de la vista el pasado 9 de enero que a su clienta se le aplicara la “jurisprudencia consolidada” del Tribunal Supremo en torno a la denominada doctrina Botín, al considerar que la Infanta no debería ser juzgada con la sola acusación del sindicato Manos Limpias, puesto que ni la Fiscalía Anticorrupción ni Hacienda presentaron cargos contra ella.

El auto de este viernes niega esta posibilidad y ratifica la imputación de la Infanta que deberá sentarse nuevamente en el banquillo de los acusados en el juicio que se retomará el próximo 9 de febrero en la Escuela Balear de Administraciones Públicas de Palma, con las declaraciones de los testigos.

En el mismo escrito, el Tribunal rereafirma su competencia para juzgar el caso en respuesta al planteamiento que hicieron cuatro defensas en las cuestiones previas donde alegaban falta de autoridad del Tribunal.

Ante la decisión del Tribunal, la Casa del Rey ya ha expresado en un comunicado su "respeto absoluto a la independencia del poder judicial". Por su parte, el abogado de la Infanta Cristina, Miquel Roca, ha lamentado la "pena de banquillo" a su defendida porque "la reciente resolución de la Audiencia se aparta de la literalidad de la ley y de la doctrina consolidada del Tribunal Supremo (doctrina Botín) para recoger las tesis de Manos Limpias". Roca ha añadido que "lo que tenga que decir la Infanta es muy sencillo. Ya lo verán", al ser preguntado por los periodistas en las puertas de su despacho.

La Infanta Cristina continuará en el banquillo de los acusados