jueves 20/1/22
Imagen de archivo. | Europa Press
Imagen de archivo. | Europa Press.

La federación de la Pequeña y Mediana Empresa de Mallorca (Pimem) ha cifrado en más de 10.000 las bajas laborales registradas en el mes de diciembre, 3.000 más que las oficiales publicadas.

Según han informado desde Pimem este sábado en una nota de prensa, el departamento laboral de la federación cifra en más de 10.000 las bajas laborales registradas durante el pasado mes de diciembre y que actualmente afectan a las pequeñas y medianas empresas de Mallorca.

Las razones esgrimidas por la Federación es que en "estos momentos no se están comunicando por parte de muchos trabajadores las bajas COVID porque muchos de ellos están pasando el contagio de manera muy leve o simplemente sin síntomas".

El presidente de Pimem, Jordi Mora, ha asegurado que "la lectura positiva es que las vacunas están funcionando y entre todos hay un intento por readaptarse a la situación y, en algunas ocasiones y cuando se puede, el teletrabajo es una opción".

Otro factor que ha incidido en este aumento de bajas es, según la federación, el "colapso" que vive el sistema. Para Pimem, "el hecho de que se tarden más de cinco días en dar las bajas laborales por parte de los correspondientes organismos afecta directamente a los trámites del trabajador y la empresa", algo que incide en las más de 10.000 bajas que la Federación calcula que hay, 3.000 más que las cifras oficialmente conocidas.

Respecto al impacto económico, Pimem ha asegurado que ha sido y es aún "un verdadero quebradero de cabeza" para sectores como el del comercio, la industria o la restauración.

Concretamente, ha detallado, en el caso del comercio el mes de diciembre es un mes cuya facturación ayuda a encarar los "difíciles" primeros tres meses del año. Las bajas laborales, sin embargo, ha precisado, "han provocado reducción de personal y reducción de horarios afectando directamente al día a día del comercio".

Mientras, ha añadido, en el caso de la industria y la construcción "se ha reducido la capacidad productiva durante estas semanas" y la restauración, además de por las restricciones y las cancelaciones de muchas comidas se ha visto afectada por la "incapacidad" para poder atender a los clientes por "falta de trabajadores".

Mora ha asegurado que "es un impacto muy grande, concentrado de momento durante este mes de diciembre y esperando que después de Sant Sebastià y Sant Antoni todo vuelva a la normalidad".

Más allá del sector privado, Pimem también ha querido referirse a las dificultades de la administración pública cuyas bajas laborales también afectan a las empresas.

La Federació ha mantenido que "es una situación excepcional, pero que pone de manifiesto que ni el sector privado ni el público está capacitado para operar con tantas bajas".

Para Mora, "es imposible encontrar en tan poco tiempo tantos sustitutos y con determinados perfiles, a veces muy concretos y especializados".

La patronal ha apuntado, finalmente, que "se trata de sobrevivir como se pueda durante este breve periodo de tiempo, que no por breve, complicado y muy perjudicial de cara a la cuenta de resultados de muchas pymes y autónomos".

Pimem cifra en más de 10.000 las bajas laborales en diciembre
Comentarios