domingo. 03.07.2022
Imagen con algunos de los artículos retirados (Foto: Caib)
Imagen con algunos de los artículos retirados (Foto: Caib)

La Dirección General de Consumo del Govern ha retirado unos 4.000 artículos como disfraces, máscaras, artículos de broma y otros complementos relacionados con la fiesta de Halloween, que se celebra este jueves por la noche, víspera de Todos los Santos, como resultado de la campaña específica que se realiza desde hace unos años, con motivo del auge de dicha celebración en Baleares.

En la campaña de 2019, durante este octubre, se han realizado 49 visitas de inspección y vigilancia a comercios donde se venden productos para la celebración de Halloween y que van destinados a menores de 14 años, para comprobar que estos productos cumplen los requisitos de seguridad y etiquetado que exigen las normas vigentes.

Productos retirados

Durante estas visitas se han realizado 335 actuaciones de controles sobre disfraces, máscaras, artículos de broma y otros complementos, y se ha comprobado si su composición, etiquetado y características se ajustan a la normativa.

Entre los productos retirados, las principales deficiencias detectadas han sido el etiquetado en idioma no oficial, la falta del marcado CE o elementos de los disfraces o complementos que podían suponer un riesgo para los niños, como cordones para atarse al cuello. También se han sacado del circuito comercial algunos artículos de broma que tenían acceso directo a pilas de botón.

Consejos de Consumo

Por otra parte, la Dirección General de Consumo recuerda la importancia de asegurarse de que los productos y disfraces reúnen todos los requisitos de seguridad exigidos.

Así, indican que si se opta por la compra de disfraces, hay que tener en cuenta la edad del niño: si tiene menos de siete años, no tienen que llevar cuerdas ni cordones en la zona del cuello. Si tiene más de siete años, los cordones no pueden ser superiores a 7,5 centímetros de largo. Si tiene menos de 14 años, tienen que indicar las advertencias de seguridad.

Además, debe comprobarse que los complementos no tengan partes puntiagudas ni piezas pequeñas que puedan desprenderse. Las máscaras tienen que tener suficientes orificios de ventilación que eviten la asfixia y tienen que ser adecuadas para el tamaño y la edad de las personas que tengan que usarlas.

Productos de maquillaje y tintes de pelo

Desde Consumo también recuerdan que los productos de maquillaje y tintes de pelo, entre otros productos similares, pueden causar reacciones alérgicas, puesto que contienen sustancias químicas. Se recomienda probar previamente el producto en alguna zona de la piel y, una vez acabada la diversión, asegurarse de limpiar bien cara y cuerpo para que no queden restos.

Además, explican que hay que fijarse en que el etiquetado indique, como mínimo, el nombre del producto, fabricante o importador, dirección, fecha mínima de caducidad, número de lote, componentes, marca, país de origen y marcado CE (indicador fundamental de la conformidad de un producto con la legislación de la Unión Europea).

También señalan que debe tenerse cuidado con los esmaltes de uñas pues contienen disolventes y los más pequeños suelen llevarse las manos a la boca. Así, piden que se evite los esprays para teñirse el pelo. Pueden utilizarse pelucas, pañuelos, gorros de color, en su lugar.

Por otra parte, los disfraces, máscaras, pelucas y complementos tienen que ser resistentes al fuego. Por su lado, los productos de pirotecnia solo pueden venderse en establecimientos autorizados.

Cuando el disfraz es de elaboración propia

Por último, Consumo indica que si se opta por la elaboración propia del disfraz, además de lo expuesto, pueden utilizarse materiales reciclados, acudir a tiendas de segunda mano o intercambiarlos. Así se evita el consumo de plástico, presente en la mayoría de los disfraces, cuya composición es el poliéster y también en los accesorios, como pelucas sintéticas, gorros, máscaras y cubos.

Retiran unos 4.000 artículos de Halloween por no cumplir la normativa
Comentarios