lunes 10/8/20

Vicente Torrandell “Me siento como Cursach. Es una persecución que me ha destrozado la vida"

Mallorca Confidencial ha entrevistado al propietario de Carnicas Vicente, Vicente Torrandell (Foto: MAC)
Mallorca Confidencial ha entrevistado al propietario de Carnicas Vicente, Vicente Torrandell (Foto: MAC)

El propietario de Carnicas Vicente, Vicente Torrandell, lleva casi dos años a la espera de que la Conselleria de Salut le permita abrir las puertas de su negocio, clausurado, según un inspector y algunos altos mandos, por supuestas malas prácticas, según nos cuenta el afectado; cuando otros establecimientos, como por ejemplo, el famoso restaurante de sushi (situado junto al cine Rívoli), con noventa y una personas afectadas de salmonelosis, o un bar de tapas de la calle 31 de diciembre, con treinta y seis intoxicados por Hepatitis B (y que abrió a los 10 días), o incluso una empresa muy conocida de postres y pastelería en la que se detectó casos de Listeria, han corrido mucha mejor suerte y no han tenido que esperar ni tan siquiera un mes en poder abrir de nuevo al público.

Otro caso muy sonado fue el de un hipermercado de Manacor, con doce intoxicados por salmonela, al que ni tan siquiera le cerraron las puertas. Todos estos casos mencionados han sido denunciados por el Servicio de Epidemiología del Hospital de Son Espases, cuando Cárnicas Vicente, “que no ha sufrido ningún caso de intoxicación, lleva, por razones muy extrañas y trascienden la normalidad casi dos años con las puertas cerradas”, dice el propietario.

¿Es esto una caza de brujas? Sí, por supuesto.

¿De quién? Lo intuyo pero no lo puedo decir. Todo saldrá a la luz en el juicio. Ya se están viendo posibles irregularidades en la causa.

Se lo preguntaré de otra manera: ¿Hay implicados funcionarios en la caza de brujas? Sí. Desde el momento que se produce el cierre de mi empresa en mayo de 2018 (casi dos años), así se acredita, mientras que otros casos, sí demostrados e incluso sancionados ni tan siquiera han cerrado sus puertas o han podido abrir pasadas unas semanas. A mí, no se me puede acusar de ninguna intoxicación. Taxativamente digo que sí hay una caza de brujas hacia mi empresa y mi persona.

¿Hablamos de una persona o de una supuesta trama? Es un grupo de personas que están implicadas.

¿Quiénes? La directora general de Salut Pública en su momento, María Ramos; el inspector que lleva el asunto, E Matas; la jefa de servicio, M. Buades; y la jefa de sección de Cárnicas, L. Tascón.

¿Esto es una acusación muy grave? Claro que sí; y lo digo porque hay documentos que así lo acreditan y que están en sede judicial, y que corresponden a consultas realizadas al Ministerio de Sanidad, en concreto a la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición, y a la que esta gente ha ignorado y ninguneado, cuando se trata de organismo competente en la materia.

Entonces dice que toda la Conselleria está en su contra… ¿Hay alguien en ésta que defienda su causa y le dé la razón ‘enfrentándose’ al resto de sus compañeros? Defender no me ha defendido nadie, porque no se trata de darme o no la razón. Se trata de ver que sí hay un alto funcionario que sí ha considerado que nuestros argumentos (Cárnicas Vicente) se corresponden con la verdad, y por consiguiente, hay una parte de la Conselleria que ha sacado la verdad para que todo el mundo la conozca y que contradice las acusaciones vertidas contra mi empresa y mi persona, creando así un posible enfrentamiento interno entre funcionarios, en este caso inspectores y profesionales de la Conselleria que han tomado parte en nuestro asunto.

¿Quién es la persona que considera que se le ha prestado a usted un trato totalmente incorrecto en esta causa? Pues nada más y nada menos que L. Sánchez, el inspector más cualificado de la Conselleria en materia de industrias cárnicas, formado especialmente por la propia Conselleria, en este caso la administración, para llevar este tipo de casos, como el mío, que llevo sufriendo desde hace ya casi dos años.

¿Qué le parece que la ‘supuesta’ denuncia anónima tomada contra usted en la Conselleria contra usted y su empresa fueran recogidas por el inspector que carga totalmente contra usted? Estaba todo preparado para que la denuncia se formulara de esta manera, totalmente ilegal e interesada....

Pero, ¿por qué? Pues para que el funcionario E. Matas fuera quien la recogiera, y no el inspector de guardia, que era quien debería haberla recogido por obligación. De esta forma Matas podía actuar de oficio en colaboración con la jefa de servicio, sin pasar, como marca la legislación y el protocolo por la coordinadora de servicio, que era la persona que realmente debía cursar la denuncia, autorizarla y darle un número de expediente a mano y con sello de Conselleria.

¿Qué hubiera pasado si la supuesta denuncia hubiera pasado por la coordinadora de servicio, que era la persona competente? Muy sencillo: No se hubiera cerrado mi negocio. Porque resulta ser que las malas prácticas de las que se me acusó, a raíz de las consultas efectuadas por correo electrónico de la Conselleria al Ministerio, no hubieran permitido el cierre de mi negocio. Se ha demostrado que nosotros actuamos escrupulosamente, según normativa y que las acusaciones interesadas y provocadas desde la Conselleria, resultaron ser falsas.

Parece ser que en la causa hay expedientes tramitados por el mismo inspector en los que se acusa a otras empresas de actuaciones similares a la suya y que aun así no han sido sancionadas ni clausuradas... Le diré más, no son de la misma índole por lo siguiente: las otras empresas sí que cometieron delitos de falsedad documental y estafa por cambiar etiquetas cuando no estaban autorizados a hacerlo, mientras que Carnicas Vicente, sí. Ellos (las otras empresas) no recogían en su actividad la posibilidad de realizar ninguna transformación o manipulación del producto, cuando Cárnicas Vicente sí podía, porque estaba autorizado a hacerlo.

¿Cómo se explica y se come eso? Con toda esta historia…Pienso que ha habido una persecución contra mi persona y una huída hacia adelante por parte de la administración, la Conselleria de Salut.

Eso que dice es muy serio, porque aquí está metida hasta la Abogacía de la Comunidad… Sí, es cierto: Yo me pregunto, pero, ¿por qué se da credibilidad a las declaraciones de un inspector y en cambio se desacredita a otro, que resulta ser que es el que ha aportado pruebas en la causa, con correos electrónicos desde la propia Conselleria de Salut al Ministerio de Sanidad, los cuales demuestran que en nuestra empresa lo hacíamos todo bien.

¿Se siente como un Cursach o un Roig? Sí, siento decirlo, pero es una persecución que me ha destrozado la vida. A parte de los correos que lo corroboran, ya que se actuó de mala fe, porque tenían conocimiento de ello, la causa está llena de contradicciones (lo que era un trabajador, resulta ser que luego fue una denuncia anónima, se habló de que eliminábamos etiquetas ilegamente cuando estamos autorizados a hacerlo, hablaban de 50 toneladas de carne cuando no se investigó ni un kilo hasta al cabo de tres meses). Y al igual que Cursach o Roig, llegaré hasta el final…

La Conselleria se excusa en que el Ministerio no es órgano competente… Cómo puede ser esto así, si frente a otros operadores (encausados), la Conselleria, tras consultar al Ministerio en 2019 allanaron juicio, suspendiendo el juicio el día antes de su celebración. Además, no se le consultaría al Ministerio, si no fuera competente, ¿no?

Vicente Torrandell “Me siento como Cursach. Es una persecución que me ha destrozado la...
Comentarios