martes. 25.06.2024
Archivo
Archivo

Pero resulta que no es tan bonito. Más bien es indignante. A pleno sol, como los ponis en feria dando vueltas hasta desfallecer, sin sombra, sin descanso, sin tregua.

Las galeras dispuestas en fila evocan los versos, atribuidos erróneamente a Antonio Machado, y que el inolvidable Jaime Campmany atribuye Mariano Povedano, periodista y cachondo poeta de los años de la post guerra. Pero esto no es una broma. Y muchos de esos caballos terminan muy mal. Viven y mueren ‘en galeras’.

EUIB denuncia los incumplimientos continuos por parte de Cort de los acuerdos para mejorar el bienestar de los caballos de las galeras de Palma, todos ellos aprobados en los plenos del consistorio palmesano.

La organización política denuncia que en el año 2014 se aprobó modificar la desfasada ordenanza municipal sobre las galeras de caballos y que, tres años después, no ha visto la luz. También, “desde la regiduría de bienestar animal, se acordó en septiembre de 2016 cambiar la ordenanza y casi un año después los caballos siguen pagando las consecuencias de la mala gestión del ayuntamiento de Palma”, dicen.

Acuerdos incumplidos

- 2010. Desde el consistorio de Palma de aprobó retirar la parada de las galeras de la catedral por no tener sombra y no ser un lugar adecuado para los caballos, aparte de las quejas de los vecinos de la Seu.

- 2014. Se aprueba el cambio de la ordenanza para mejorar el bienestar animal.

- 2015. En plena campaña electoral se anuncia la sustitución de los caballos de las galeras por vehículos eléctricos.

- 2015. Se da la espalda a la entrega de cerca de 100.000 firmas para eliminar el uso de los caballos en las galeras.

- 2015. Se anuncian controles veterinarios exhaustivos a los caballos en cumplimiento riguroso de la ordenanza sobre las galeras.

- 2016. Se aprueba retirar la parada de la calle Conqueridor por no reunir las condiciones para los animales al ser una calle con una pendiente pronunciada (caballos herrados, humanos errados).

“No hay derecho”

"Una ciudad que se considere ‘amiga de los animales’ no puede permitir la explotación de los caballos del servicio de galeras", declara Guillermo Amengual, coordinador del área animalista de EUIB.

"En 2016 murieron varios caballos en sendos accidentes que se podrían haber evitado. Cada año pasamos por la misma situación, sin que desde el ayuntamiento se haga nada al respecto. Los conductores de las galeras incumplen cada día la actual ordenanza sobre las galeras y no pasa absolutamente nada, ni siquiera pagan las sanciones que se les ponen. Las zonas de descanso de los animales son denunciadas continuamente por vecinos y organizaciones en defensa de los animales por sus pésimas condiciones”, reitera.

“A 40º grados y al sol. Hasta ochos personas subidas al carruaje, sin horarios y a las doce la noche en la calle Conqueridor. Carruajes sueltos sin dueño. Una auténtica vergüenza”, sentencia Amengual.

Seguro que el cochero se está tomando algo fresquito a la sombra.

Por último, el coordinador advierte de lo que no es nuevo: que los conductores de galeras ofrecen servicios no permitidos, como el de acompañar a los turistas a sus respectivos hoteles.

‘Qué bonito es un paseo, con sus caballitos blancos y sus caballitos negros’