jueves 13/8/20

"Es un insulto que ofrezcan dinero por la muerte de tu hija para no ir a juicio"

Familiares y amigos de Paula reclaman justicia (Foto: David Gálvez)
Familiares y amigos de Paula reclaman justicia (Foto: David Gálvez)

Este no ha sido un viernes cualquiera para la familia de Paula Fornés, la joven de 15 años que murió tras ser atropellada por una conductora borracha en Sa Ràpita durante la madrugada de la Nit de Sant Joan de 2018. Los familiares han coincidido con Renata G., la mujer de 45 años y nacionalidad polaca que arrebató la vida de la adolescente y después se dio a la fuga, en el intento de pacto de conformidad de la acusada, que ofreció una cantidad de alrededor de 30.000 euros para intentar no ir a juicio y evitar de esta manera la posible pena de prisión. 

La defensa le pide 11 años de cárcel, la Fiscalía cinco años y la defensa, la libre absolución, algo que ha calificado de "insulto a la inteligencia humana". El juicio se celebrará a partir del 12 de noviembre, según ha dictaminado el juzgado de lo penal 3 de Palma, que este viernes ha celebrado una vista en la que cada una de las partes han presentado las distintas cuestiones previas que ha considerado.

Tensión y rabia 

Al acabar la vista, algunos de los familiares y amigos de Paula (todos ellos ataviados con un camiseta blanca con una fotografía de la añorada adolescente) han expresado su impotencia gritando y golpeando el coche de la acusada a su salida por la popularmente conocida como "Cuesta de Urdangarín".

"Lo siento, pero no he podido aguantarme. Somos buenas personas y lo único que queremos es que se haga justicia", nos ha confesado a Mallorca Confidencial una familiar cercana de la fallecida, visiblemente afectada como todos los presentes. Una reacción natural y humana de una persona que perdió a la joven por la irresponsabilidad de una persona que ha querido eludir su pena a base de billetes. Pero no todo tiene un precio. Lamentablemente, Paula ya no volverá y por ello, familiares y amigos reclaman que se haga justicia. Los presentes, casi todos con sus rostros llenos de lágrimas, no descansarán hasta ver a la culpable entre rejas.

Paula Fornés en una retrospectiva con sus compañeras de colegio (Foto: Facebook) Paula Fornés en una retrospectiva con sus compañeras de colegio (Foto: Facebook)

La conductora se dio a la fuga

El atropello de Paula Fornés tuvo lugar sobre las 02:00 horas de la noche del sábado al domingo, el 24 de junio de 2018, coincidiendo con la Nit de Sant Joan. La joven falleció como consecuencia de un politraumatismo severo y una parada cardiorrespiratoria.

Por su parte, la conductora se dio a la fuga y cuando fue detenida dio positivo por alcohol. El Juzgado de Instrucción ordenó su prisión provisional, imputándole un delito de homicidio imprudente.

Una pesadilla permanente 

José Fernández, el tío y padrino de Paula, ha manifestado este viernes que le parece un "insulto que te ofrezcan dinero por la muerte de tu hija para no llegar a juicio". 

Tras la celebración de una vista por el caso del atropello mortal de su sobrina, Fernández ha señalado también que están "nerviosos" porque todo pasó "hace un año" y ahora supone "volver a revivirlo todo". Por esto, los padres han solicitado no declarar en el momento del juicio, que se ha fechado para celebrarse a partir del 12 de noviembre.

La muerte de Paula Fornés en la noche de Sant Joan causó un gran impacto entre la sociedad mallorquina La muerte de Paula Fornés en la noche de Sant Joan causó un gran impacto entre la sociedad mallorquina

300.000 firmas

Fernández ha recordado su actividad en el Congreso, donde presentaron 300.000 firmas para endurecer las penas a los conductores, así como su petición en el Parlamento europeo, donde solicitan que se estudie la introducción de dispositivos electrónicos que impidan la conducción de un vehículo cuando una persona se encuentra bajo los efectos del alcohol y las drogas.

Leer Más: Familiares de Paula piden en Bruselas un sistema que impida conducir ebrio 

Una testigo relató en Twitter cómo ocurrió todo

Una chica relató en Twitter la tragedia. La testigo en cuestión explicó que el grupo de amigos de la menor caminaba por un carril bici y que ella misma vio cómo el coche atropellaba a la niña, que salió disparada, mientras que al vehículo le salió volando el retrovisor.

Esta chica se detuvo junto a sus acompañantes a atender al grupo de menores. Todo ello mientras los servicios médicos practicaban maniobras de reanimación a la víctima. Por desgracia no se pudo hacer nada por su vida y falleció.

Leer más: Sa Ràpita llora y pide justicia para Paula

"Es un insulto que ofrezcan dinero por la muerte de tu hija para no ir a juicio"
Comentarios