domingo. 14.04.2024
Foto: Ajuntament d'Inca
Foto: Ajuntament d'Inca

El Ajuntament d'Inca ha reforzado el área de Servicios Sociales para poder asumir, con garantías, las políticas sociales y poder atender todas las solicitudes, que han incrementado a causa de la crisis sanitaria y económica generada por la Covid-19.

Así pues, actualmente la plantilla de Servicios Sociales ha aumentado con 4 nuevas personas: dos trabajadoras sociales, un psicólogo y una técnica de grado media.

En segundo lugar, en cuanto al presupuesto, este año la partida para Servicios Sociales y Promoción Social se ha incrementado un 8% hasta llegar a los 2.135.273,22 euros.

Aun así, el alcalde de Inca, Virgilio Moreno, ha destacado que “continuaremos trabajando para consolidar convenios con entidades sociales y potenciar nuevos acuerdos con las instituciones supramunicipales que mejoren la atención primaria y social en nuestro municipio”.

En este sentido, recordar que durante el 2020, el Ajuntament d'Inca fue adaptando el presupuesto de acuerdo con las necesidades y demandas que se producían a causa de la situación generada por la pandemia. Las modificaciones de crédito aprobadas han permitido centrar esfuerzos y poder ayudar a los sectores más afectados por la crisis.

Por otro lado, se han aumentado también los programas sociales para poder hacer frente a la crisis y atender los colectivos más vulnerables. El pasado mes de abril, el Ayuntamiento habilitó el punto de información único frente a la COVID-19 (PIU), que se mantendrá hasta que sea necesario.

Este servicio de atención a la ciudadanía ofrece información sobre todas las ayudas económicas y sociales vigentes para hacer frente a la crisis provocada por la pandemia.

Así mismo, se ha puesto también en marcha un sistema de tarjetas monedero para poder comprar alimentos, artículos de higiene personal y productos esenciales de limpieza.

De este modo, las personas pueden adquirir de forma directa productos de primera necesidad y tienen acceso a alimentos frescos y de calidad para garantizar el mantenimiento de una alimentación equilibrada y saludable.

Actualmente, el área de Servicios Sociales del Ajuntament d'Inca dispone de 2.004 expedientes activos. Antes de la crisis generada por la COVID-19, había 1.635 expedientes activos.

Por otro lado, por el que a las ayudas económicas la media mensual asciende a 27.000 euros, mientras que anteriormente la media era de 7.000 euros. Estas ayudas están destinadas en su mayoría a pago de hipoteca y/o alquiler y pago de suministros.

Así mismo, durante 2020 se han cargado 563 tarjetas básicas. Finalmente, en cuanto a las ayudas directas de alimentación, actualmente se atienen unas 1.600 personas, respecto a las 300 personas que se atenían antes.

“Desde el Ajuntament d'Inca, estamos preparados para dar cobertura a los inquers y inqueres que sufran una situación más vulnerable y garantizar que todo el mundo tenga cubiertas las necesidades básicas”, explica la regidora de Servicios Sociales y Nueva Normalidad, Maria Antònia Pons.

Por su parte, Moreno recalca que: “destinaremos todos los recursos humanos, materiales y económicos que tengamos a nuestro alcance para garantizar que no dejamos nadie atrás e intentar paliar la situación provocada por la lucha contra el coronavirus”.

Inca refuerza las políticas sociales para ayudar a los sectores más afectados