viernes 10.07.2020

Llucmajor sancionará a los que echen poda a los contenedores y perseguirá la jardinería ilegal

El Ajuntament de Llucmajor sancionará con multas de entre 60 y 3.000 euros
Llucmajor sancionará a los que echen poda a los contenedores y perseguirá la jardinería ilegal

En una reunión mantenida con los profesionales de la jardinería se presentaron las nuevas medidas restrictivas para los depósitos de restos orgánicos. El Consistorio quiere luchar contra los trabajadores ilegales que hacen mal uso del servicio de recogida de restos de poda o del parque verde. También se acordaron medidas para luchar contra la contratación de empresas que trabajen de forma irregular que además abusan del servicio municipal de recogida de poda.

El Ayuntamiento sancionará con multas de entre 60 y 3.000 euros. 

Fuerte competencia desleal dentro del sector

Se han aprobado toda una serie de medidas destinadas a racionalizar el servicio y a controlar los derrames de restos de poda y que son; recogida de sacos de poda (con capacidad de un metro cúbico), cada 15 días y no de forma semanal como hasta ahora; y vertido a las desecherías con un límite de tres bolsas de 120 litros semanales. Además se han establecido normas para otros residuos: cinco sacos de 25 litros mensuales con restos de obra, entre otras medidas como el depósito de voluminosos, maderas, muebles, electrodomésticos, entre otros materiales.

La regidora de Mantenimient Urbà, Pilar Bonet, ha explicado que en la reunión mantenida con los profesionales, estos se quejaron de la fuerte competencia desleal dentro del sector, puesto que las empresas de jardinería que operan dentro de la legalidad ven incrementados los costes de su actividad para operar siguiendo las normas, mientras que los trabajadores que operan ilegalmente no tienen costes por depósito de los restos orgánicos derivados de su actividad ilícita.

"Crea un agravio comparativo el hecho que muchos jardineros que hacen trabajo a domicilios hagan uso de instalaciones o servicios de recogida sin pagarlos alegando que se trata de particulares". "Queremos luchar contra estas prácticas que crean agravios comparativos y favorecen la economía sumergida", concluye Bonet.

Por su parte, el segundo teniente de alcalde de Atenció a la Ciutadania en Urbanitzacions, Alexandro Gaffar, ha manifestado que estas prácticas son muy comunes en las 16 urbanizaciones registradas en el municipio, donde es muy habitual depositar los restos de poda a los contenedores e incluso en el campo.

Por eso, Gaffar ha asegurado que ya se ha iniciado una campaña de detección de irregularidades o vertidos incontrolados por parte del Ayuntamiento con multas para los infractores que pueden llegar a los 3.000 €. Con todo, las reuniones mantenidas con los profesionales de la jardinería privada han sido muy positivas y han hecho patente de la gran profesionalidad de empresas privadas y del servicio municipal de jardinería.

Para la recogida de sacos con restos de poda, los usuarios pueden solicitar el servicio a través del teléfono: 900 86 99 27.

Llucmajor sancionará a los que echen poda a los contenedores y perseguirá la jardinería...
Comentarios