jueves 28/10/21

Llucmajor tendrá que demoler una zona de un colegio por una denuncia vecinal

"No entendemos la denuncia de unos vecinos de la misma urbanización que con su postura deterioran el funcionamiento de este espacio educativo tan importante para los residentes." ha declarado la regidora de Educación, Xisca Lascolas.
EuropaPress_3297053_alcalde_llucmajor_eric_jareno_regidores_urbanismo_guillermo_roig_educacion
El alcalde de Llucmajor, Éric Jareño, y los regidores de Urbanismo, Guillermo Roig, y Educación, Xisca Lascolas. // Foto: Ayuntamiento de Llucmajor

Una zona del Centro de Infantil y Primaria de Puig de Ros (Llucmajor) tendrá que ser demolido como consecuencia a una denuncia vecinal de hace 12 años. El alcalde, Éric Jareño ha lamentado que el actual consistorio tenga que hacerse cargo de ''actuaciones llevadas a cabo hace más de una decada'', en un contexto ya de por si anómalo por la pandémia de COVID-19. 

Los hechos se remontan a la construcción del CEIP, con un proyecto que contravenía el planeamiento urbanístico vigente. Con la edificación ya terminada, se modificó el Plan General de Ordenación (PGOU) para ajustar el uso de los terrenos, una decisión que ahora ha sido anulada por el Tribunal Superior de Justicia de Baleares (TSJIB). 

Guillermo Roig, el concejal de urbanismo, ha criticado que el Tribunal "no aceptara ninguna de las soluciones presentadas" por Ayuntamiento, Consell y Govern, y que así haya dado pie al "innecesario derribo de parte de un colegio, con el consiguiente perjuicio que esto está ocasionando a los vecinos y alumnos no sólo de Puig de Ros sino también de otras urbanizaciones". 

La regidora de Educación, Xisca Lascolas, ha lamentado que los estudiantes "verán como equipaciones escolares como la biblioteca, el comedor, la cocina o los baños son derribados". 

Según el Ayuntamiento, la decisión afecta a 500 alumnos en esta zona escolar, además desde el consistorio han advertido también que las obras de demolición serán "incompatibles" con el funcionamiento de la escuela, puesto que la resolución llega en vísperas del inicio del curso escolar.

También han aclarado que una vez finalizada la demolición el Consell y el Govern tendrán que realizar "las modificaciones que consideren oportunas para el buen funcionamiento del edificio, así como la reestructuración que consideren necesaria".

Llucmajor tendrá que demoler una zona de un colegio por una denuncia vecinal
Comentarios