jueves 19/5/22

"La primera semana de confinamiento en Manacor ha sido dura"

Miquel Oliver, alcalde: "Lo más peligroso es el colapso del sistema sanitario, sin cierre la situación se habría descontrolado. Eso es lo que nos transmitían los profesionales de la sanidad".
Miquel Oliver, alcalde de Manacor.
Miquel Oliver, alcalde de Manacor.

P.- ¿Qué balance realiza de la primera semana de confinamiento perimetral de Manacor?

R.- Sobre todo hemos intentado ponernos en la piel de los ciudadanos y ciudadanas, y también de los negociosos. La primera semana de confinamiento ha sido dura, pero la gente se ha comportado y ha respondido. Lo que sí que es verdad es que hay una afectación económica importante que debemos ver cómo podemos disminuir. 

Manacor ha sido perimetrado con un confinamiento que ha permitido un cierto negocio a nivel local, pero como es la capital comercial de la comarca, no ha habido más público que los que se encontraban dentro del perímetro. Además, algunas de las medidas han afectado directamente a los negocios, como la ocupación de las terrazas, o la imposibilidad de ocupar el interior de los establecimientos.

Lo más peligroso es el colapso del sistema sanitario, si no hubiésemos puesto el confinamiento la situación se habría descontrolado. Eso es lo que nos transmitían los profesionales de la sanidad. Por eso, la gerente del Hospital de Manacor se puso en contacto con la Conselleria de Salud y pidió medidas de control sanitario más drásticas.

P.- ¿Cuáles son los principales problemas a los que se ha enfrentado el Ayuntamiento?

R.- El principal ha sido intentar dar soluciones a la parte económica, sobre todo los negocios. Ha habido consultas sobre cuándo podía entrar o salir una persona del perímetro, porque la gente que trabaja ha tenido más libertad de movimiento. Por ejemplo, nos han preguntado cosas como si un masajista o una esteticien podían atender a sus clientes o no.

Lo más importante ha sido dar respuesta a lo que se esperaba del Ayuntamiento -y también de la Policía Nacional- en cuanto a los controles de acceso, lo cual ha sido materialmente imposible debido a las características de Manacor y la cantidad de entradas que tiene.

Así que nos hemos centrado en una labor pedagógica y en tareas de información y concienciación, también en cuanto medidas sanitarias como la mascarilla y el distanciamiento social. Han colaborado Protección Civil de varias agrupaciones locales y la Cruz Roja.

P.- ¿Considera que ha funcionado el cribado?

R.- Hasta ayer se han realizado 2.000 pruebas, podemos decir que ha funcionado y que los resultados son muy buenos. La franja de edad de 15 a 45 era el público objetivo, hemos pedido colaboración a clubes deportivos y los jóvenes han respondido. También había interés en que participase el colectivo inmigrante, porque el 20% de la población de Manacor lo es, y se han hecho campañas para que se realizasen pruebas. 

P.- ¿Mantiene contacto con el Hospital de Manacor para conocer la evolución de los ingresos?

R.- Diariamente. De hecho, hemos mantenido una colaboración constante entre el Hospital y el Ayuntamiento. Hemos visto cómo se han comportado las cifras de ingresos hospitalarios, así como los que casos que se han registrado en los dos centros de salud. Parece ser que en los últimos dos días los números nos dan más esperanzas.

P.- Ante esta evolución, ¿hasta cuándo cree que habrá confinamiento perimetral en Manacor?

R.- Aún es demasiado pronto para decirlo, pero a principios de la próxima semana empezaremos a tener resultados claros. Y, si los números van como se espera, no será necesario prorrogar estos 15 días de confinamiento.

P.- ¿Cómo se están desarrollando actividades como el mercado de los lunes o las agendas culturales de la localidad?

R.- Muchas actividades se han caído por sí mismas. En cuanto al mercado, que ya tenía una ocupación del 50%, el resultado ha sido bueno y la gente ha respondido. Durante el primer confinamiento ya se aplicó la misma norma, así que ya sabían cómo actuar.

P.- Desde la Policía Local, ¿qué le han transmitido sobre el cumplimiento o incumplimiento de las restricciones?

R.- Les he agradecido en privado y en público su esfuerzo, a pesar de la falta de personal. Antes de la pandemia ya faltaban 20 policías locales, en esta situación se acentúa esa carencia. Lo que ellos me transmiten es la dificultad de compaginar los derechos de los policías como trabajadores con las necesidades que impone la pandemia.

Durante el primer confinamiento se anularon muchos días libres y permisos. Por tanto, era difícil de compaginar. Tenemos una disminución de efectivos en la práctica cotidiana. Y, por otra parte es imposible tener controles en todas las entradas a la ciudad, por muchos policías locales y nacionales que haya. Por tanto, nos hemos centrado en que se cumpliesen las normas de convivencia. Y está funcionando.

P.- ¿Cómo ha vivido usted la pandemia hasta ahora?, ¿ha habido casos entre su familia y amistades?

R.- Ha habido algún allegado que se contagiado, pasó algunos días con fiebre y luego se ha recuperado satisfactoriamente. Menos mal.

"La primera semana de confinamiento en Manacor ha sido dura"
Comentarios