sábado 23/10/21

Reactivar el tejido empresarial y la economía local, una prioridad en Lloseta

Los empresarios llosetins se manifiestan preocupados, a medio y largo plazo por la reactivación de la economía y argumentan que si la gente tiene menos poder adquisitivo, la venta de bienes de consumo, se verá afectada
El sector empresarial de Lloseta preocupado por la reactivación económica
El sector empresarial de Lloseta preocupado por la reactivación económica

El Ajuntament de Lloseta constata que el pequeño comercio del municipio se ha reactivado con la declaración del estado de alarma; especialmente los establecimientos que suministran alimentos. El alcalde, Chema Muñoz, asegura que “Los vecinos del pueblo han optado por realizar sus compras en las tiendas de la localidad”. A pesar de esta realidad, los comerciantes y fabricantes tienen muy claro que aquí en Mallorca, el sector turismo es muy importante y la situación de parada actual afecta a todos directa e indirectamente. 

Los empresarios llosetins se manifiestan preocupados, a medio y largo plazo por la reactivación de la economía y argumentan que si la gente tiene menos poder adquisitivo, la venta de bienes de consumo, se verá afectada.

Reactivar la economía es una prioridad 

El alcalde de Lloseta, Chema Muñoz, apunta que con los comercios que existen en el municipio, una veintena, los habitantes tienen garantizado el abastecimiento. En relación, a los bares y restaurantes, Muñoz, explica que estos empresarios están más afectados por la actual coyuntura y por lo tanto tienen más preocupaciones. 

A pesar de esto, la restauración de Lloseta se ha adaptado a las circunstancias y han puesto en marcha el servicio a domicilio. Según, declara el alcalde, supone una manera de “Poder hacer frente a los gastos fijos que tienen los empresarios”

Respecto al sector de la piel y los fabricantes de zapatos, Chema Muñoz destaca que existe una cierta incertidumbre para ver cómo podrán ir sacando a la venta sus productos. Igualmente, comenta la inestabilidad económica de las pequeñas construcciones y obras. El alcalde de Lloseta, concluye afirmando que “Los gastos fijos de las empresas no perdonan y sin ingresos la situación se complica”

Los fabricantes no habían vivido una crisis de esta magnitud

Calzados Bestard en Lloseta es una empresa familiar con 80 años de historia. Tienen dos tiendas propias, que cerraron cuando se decretó el estado de alarma, el pasado 14 de marzo. La producción también la pararon porque sus clientes, las tiendas de deporte están cerradas. Además, apuntan tienen problemas de suministro de materias primas, ya que sus principales proveedores son de Alemania e Italia.

La empresa explica con preocupación que su facturación ha bajado un 95% aproximadamente. La propietaria, Esperança Bestard, argumenta que “Estamos muy preocupados porque, como es una situación insólita y sin precedentes no sabemos cuánto tiempo va a tardar la economía en recuperarse. Creemos que habrá un antes y un después de la Covid-19”. 

Bestard, asegura que la única opción ahora mismo es adaptarse a esta nueva situación y destaca “En estos 80 años de historia de la empresa ha habido varias crisis económicas, pero ninguna como ésta”.  En esta misma línea, apunta que “Tendríamos que concienciarnos todos y proteger al pequeño comercio porque será el que tendrá más dificultades para salir adelante”.

Esperança Bestard con su primo Toni Bestard, tercera generación de la empresa

“Sin el sector turístico, el tejido empresarial de Mallorca no puede sobrevivir”

Sejo Adrover Comas, es el propietario de una empresa de menaje ubicada en Lloseta. El empresario ha visto como de un día para otro se han parado todos los pedidos que tenían en activo. Adrover, explica que “Servimos a los hoteles y restaurantes menaje de cocina, textil, entre otros; y nuestros principales clientes son las cadenas hoteleras y con esta situación estamos especialmente afectados”

El empresario, pronostica que los ingresos ya no volverán a ser los que eran y le preocupa que en Mallorca el sector turístico acumulará cerca de un año y medio con mucha incertidumbre para las empresas que viven directamente de él.  A pesar de esto, confía en que “La situación repuntará en el momento que se permita a los establecimientos hoteleros y del sector de la restauración un aforo del cien por cien”. 

Sejo Adrover, empresario de Lloseta

Reactivar el tejido empresarial y la economía local, una prioridad en Lloseta
Comentarios