domingo. 25.09.2022
Los profesionales de la Sanidad en la manifestación en Palma contra el decreto (Archivo)
Los profesionales de la Sanidad en la manifestación en Palma contra el decreto (Archivo)

El Gobierno de España ha retirado el recurso contencioso-administrativo que había interpuesto contra el decreto aprobado por el Ejecutivo autonómico para regular la capacitación lingüística del personal estatutario del Servicio de Salud (IbSalut). La Abogacía General del Estado, a partir de la solicitud realizada por el Ministerio de Política Territorial y Función Pública, ha autorizado a la Abogacía del Estado en Balears para desistir de este recurso que se tramitaba ante la Sala lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Balears (TSJB). La formalización del desistimiento se ha llevado a cabo este jueves.

Desde la Delegación del Gobierno en Balears, han señalado que la retirada del recurso contra este decreto se produce "a partir de la voluntad política expresada" por el nuevo Gobierno y de las conversaciones mantenidas por ello con el Govern.

Cumplir con el principio de doble cooficialidad lingüístisca

Cabe destacar que el decreto establece la habilitación del personal sanitario en Balears para cumplir con el principio de doble cooficialidad lingüística.

De esta manera, se admiten las solicitudes de participación de todos los aspirantes a los procesos selectivos, y quien los supere obtendrá la condición de personal estatutario sanitario fijo, pero estará obligado a alcanzar el nivel de conocimientos de catalán requerido y a acreditarlo en un plazo máximo de dos años contados a partir de la fecha de ocupación de la plaza o puesto de trabajo.

"Nivel de comprensión"

En caso de no hacerlo, mantendrá la condición de personal estatutario fijo, pero no podrá participar en ningún procedimiento de movilidad que convoque el IbSalut ni acceder a los derechos económicos que conlleva la carrera profesional.

En el momento de su aprobación, en marzo de este año, la consellera de Salud, Patricia Gómez, recalcó que lo que se exige con el decreto es "un nivel de comprensión" de catalán. Por ejemplo, para auxiliares y celadores el nivel es el A2, "un nivel básico", y para médicos, enfermeros y fisioterapeutas el B1, explicó.

El Gobierno retira el recurso contra el decreto del catalán en la Sanidad
Comentarios