domingo. 25.09.2022
Los taxistas de Ciutat están preocupados por su seguridad (Foto: Aina Jover)
Los taxistas de Ciutat están preocupados por su seguridad (Foto: Aina Jover)

La Asociación Sindical de Autónomos del Taxi de Mallorca (Asatm), adherida a la Federación de la Pequeña y Mediana Empresa de Mallorca (Pimem), condena las agresiones a compañeros del sector en menos de un mes y exige más elementos necesarios de seguridad. La asociación ha expresado su preocupación por los tres robos que han sufrido trabajadores del sector en Palma, como la de este sábado, donde cuatro jóvenes, de origen sudamericano, robaron a un conductor durante su servicio.

Además de estos robos, desde la asociación de Taxistas de Mallorca han recordado otro tipo de agresiones "con violencia" a trabajadores del sector. Así, aseguran que estos hechos están causando "un gran miedo dentro de los conductores".

Exigen más elementos de seguridad

El presidente de Asatm, Biel Moragues, ha afirmado que estos tres últimas agresiones en menos de un mes "agravan más la situación que viven los taxistas diariamente", por lo que considera "necesario" sumar a los vehículos de la flota elementos que proporcionen tranquilidad y seguridad a los trabajadores, como mamparas blindadas antirrobo o dispositivos de videovigilancia.

No llevar grandes cantidades de dinero

Por otra parte, Moragues ha recomendado a los taxistas no llevar grandes cantidades de dinero, puesto que "es la opción más segura hasta que las autoridades solucionen estos problemas", ha indicado.

El gremio demanda una mayor seguridad El gremio demanda una mayor seguridad

Tres robos en una semana

El primero tuvo lugar hace siete días cuando un joven venezolano detuvo un taxi en las Avingudes de Palma para que lo llevara hasta S´Arenal de Llucmajor. Al llegar a su destino, el pasajero ahogó al conductor con una llave de artes marciales. El taxista fingió que se había desmayado para aprovechar un descuido y así poder librarse de su agresor.

En la madrugada del jueves al viernes ocurrió el segundo asalto cuando tres jóvenes de habla portuguesa se subieron a un taxi para trasladarse a Bartolomé Quetglas, una calle de Cala Major sin salida donde perpetraron un cobarde ataque que saldaron con un botín formado por el móvil y la recaudación de la jornada del taxista.

El tercero sucedió durante la madrugada del viernes al sábado cuando un grupo de cuatro personas de origen sudamericanos golpeó a un taxista para posteriormente robarle unos 400 euros en efectivo así como su móvil y cartera en una zona de Cala Major.

Leer Más: Un grupo de cuatro personas golpean y roban a un taxista en Cala Major

"Un gran miedo" entre los taxistas de Palma tras la ola de asaltos violentos
Comentarios