lunes. 15.04.2024
Así quedó la habitación donde comenzó el fuego - Archivo Policía
Así quedó la habitación donde comenzó el fuego - Archivo Policía

La Fiscalía pide una condena de siete años de cárcel para un hombre de 38 años acusado de provocar un incendio en el piso de alquiler en el que convivía con su pareja, cuando ella estaba de viaje.

El incidente tuvo lugar el 30 de enero de 2020 en un edificio de ocho viviendas en el barrio de Pere Garau de Palma.

La pareja del acusado era la arrendataria del piso y en el momento del incendio se encontraba de viaje. Presuntamente, el acusado utilizó algún material combustible en el interior de dos armarios empotrados, ya que el fuego se propagó rápidamente y generó mucho humo.

Algunos transeúntes llamaron a emergencias y los Bomberos desalojaron a todos los residentes del edificio. De hecho, el fiscal reseña que el acusado era consciente de que había más personas en la finca dado que al menos seis de ellas se encontraban en el rellano para una reunión de vecinos.

El incendio pudo ser extinguido gracias a la rápida intervención de los bomberos. El fuego causó desperfectos en zonas comunes y destruyó efectos personales de la entonces pareja del acusado, sin que hubiera que lamentar daños materiales. Los testigos informaron a la Policía de que habían visto a un vecino saliendo del lugar justo antes de detectar el fuego.

El grupo de atracos de la Policía Nacional constató que había dos focos de fuego a ambos lados de la habitación, y tras identificar al presunto autor, fue detenido al día siguiente por la tarde. Su expareja le reclama 5.300 euros.

Piden siete años de cárcel por provocar un incendio en el piso que compartía