Imprimir

Teletrabajo y el sufrimiento de las familias

Aniceto Fornaris | Abogado y economista.

Aniceto Fornaris | 09 de septiembre de 2020

​Estos pasados días, hemos trabajado en el control administrativo de una empresa de Palma y me contaban sus problemas personales. La cuestión es que las dos personas que trabajan en el Departamento de Administración, tienen hijos, una de ellas tiene a su Madre de cierta edad en casa, y la otra, ha sobrevivido a una terrible enfermedad; y ahora nos enfrentamos en que los niños vuelven al Colegio sin tener certeza de que no volverán contagiados, puedan contagiar y provocar graves trastornos al resto de Familia y a ellos mismo.

Lo lógico sería minimizar riesgos, es decir, poder teletrabajar, para poder flexibilizar los horarios, evitar tener que dejar a los niños en el Colegio más de una hora antes de iniciar las clases, y recogerles para que coman en casa, evitando los barullos de los comedores. Pero también pensamos si no exageramos y los vamos a "hacer tontos" o no integrados con sus compañeros. Y todo esto cómo lo planteo en mi empresa, que está tocada financieramente y con graves dificultades para seguir abierta. Además, puede representarle mayores gastos, según se comenta. A pesar de todo la empresa nos ayudará, aunque deberán de asumir, según algunos Ministros, los costes de electricidad, conexiones informáticas, medidas de seguridad y salud en mi casa, equipos informáticos, y un largo etc. de gastos más.

Además he leído, que el Gobierno y los agentes sociales han acordado un nuevo borrador de regulación del teletrabajo y que entrará en vigor, tal vez, en septiembre, y me comentan ¿cuándo se creen que empiezan las clases nuestros hijos? Claro está, es más importante estar tres semanas o más de vacaciones que resolviendo problemas reales a los trabajadores y las empresas, y no les falta verdad. Tendrá que existir voluntariedad y llegar a acuerdos entre las partes, modificar los porcentajes de presencialidad en la empresa para no desatender las funciones de administración, tener horarios, vigilancia, intimidad, periodos de desconexión, estudio de costes del trabajador, mantener la igualdad de trato con el resto de la plantilla, evitar riesgos de los trabajadores en especial los psicosociales, ergonómicos y de pánico,... y un sinfín de situaciones más, y... estamos solos con nuestros pensamientos que nos alteran y preocupan, y sin un prometido Real Decreto Ley que ayuda o no a los ciudadanos.

 

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /opinion/aniceto-fornaris/teletrabajo-sufrimiento-familias/20200908220938140921.html


© 2020 Mallorca Confidencial

Mallorca Confidencial